Crónica de un fracaso: el Ayuntamiento de Villarrobledo despedirá otros 27 trabajadores

El equipo de gobierno del ayuntamiento de Villarrobledo sigue con su política de eliminación de puestos de trabajo municipales, y el 31 de diciembre aprobaba en pleno los presupuestos de 2013 que contemplan la reducción de la plantilla en otros 27 trabajadores.

Desde EQUO defendemos los servicios públicos y el fomento del empleo de calidad, sostenible y ecológico, y por tanto interpretamos este hecho es la consecuencia inevitable de una cadena de fracasos:

Fracaso financiero del anterior equipo de gobierno, que ya en plena crisis siguió incrementando la deuda viva (deuda con bancos y cajas, excluyendo la deuda a proveedores) desde 754€ por habitante en 2008 (ya entonces la segunda de la Comunidad entre las ciudades de más de 15.000 habitantes) hasta los 885€ por habitante al inicio de 2012.

Fracaso continuado de dirección del personal municipal, porque pese a tener un porcentaje de gasto de personal creciente hasta 2010, por encima de la media provincial, y aun disponiendo de personal cualificado y dispuesto, nuestro ayuntamiento no ha sabido organizar sus capacidades para ofrecer mejores servicios a los ciudadanos.

Fracaso incluso a la hora de defender los despidos, puesto que ya de inicio se reconoce que no son procedentes – justificados según la legislación laboral – ha sido necesario eliminar en sesión plenaria el artículo 44 del convenio marco,  que daba al trabajador la opción de optar por la reincorporación a su puesto de trabajo cuando el despido se declara improcedente. Y por cierto, ¿se imaginan una empresa privada anulando los artículos del convenio colectivo que le molestan en reunión del Consejo de Administración?

Fracaso a la hora de desarrollar la economía local, porque pudiendo ser Villarrobledo un centro de conocimiento y desarrollo de energías renovables, servicios a la sociedad, o tecnologías medioambientales, se ha seguido apostando por una imposible industrialización. El reconocimiento de este fracaso no puede ser más evidente: se desmantela la oficina de Desarrollo Local reduciendo 8 puestos de trabajo.

Fracaso en la planificación de la formación como herramienta de desarrollo económico, porque en una ciudad donde más del 14% de las afiliaciones proceden del sector primario no existe ningún ciclo formativo relacionado con el medioambiente, la agricultura y la ganadería.

Fracaso en las políticas de transparencia, porque los datos se tergiversan, se esconden , o no se publican. Valga como ejemplo que la web del ayuntamiento – de escasa utilidad como herramienta de gobierno electrónico  – ni siquiera esté disponible desde hace meses.

Fracaso en la relación con los administrados, porque en el pleno del sábado 29 de diciembre el gobierno municipal solicitó la asistencia de varias patrullas y personal no uniformado de la Guardia Civil para su protección. Este despilfarro de recursos tan escasos hace pensar que el consistorio teme a sus ciudadanos y desconfía de la policía municipal, pese a que no se conoce ningún caso de agresión física a las autoridades en Villarrobledo.

Fracaso cuando se debe anteponer el empleo frente a la política con minúscula, porque el ahorro que generarán esos despidos apenas alcanza el 2% del presupuesto, y pese a todas las propuestas de solución puestas sobre la mesa, ninguna de las partes ha sido capaz de aceptar las del adversario.

Pero lo más grave es que en EQUO Villarrobledo creemos estos despidos no solucionarán nada, porque con ese 2% de ahorro final se renuncia al efecto multiplicador de los salarios públicos. Probablemente porque los gestores municipales no son economistas sino contables, y no han oído hablar de la paradoja de la austeridad.  O quizás porque la obediencia debida a la ideología del Partido Popular no permita otra decisión.

Sea como fuere, el caso es que este equipo de gobierno ha demostrado su rotundo fracaso con los 27 despidos que son el último suceso de una campaña de pérdida de empleo público. El último… por ahora.

NOTA: cuando las fuentes no aparecen insertadas como enlaces en este artículo, los datos proceden de las siguientes webs:

NOTA: Este artículo fue publicado en el blog de EQUO Villarrobledo en enero de 2013. 

Anuncios