Castilla-la Mancha, cada vez más pobres y con menos servicios sociales

El gobierno del Partido Popular está llevando a los castellano-manchegos a la pobreza mientras recorta servicios sociales.

 En 2012 el riesgo de pobreza de los castellano-manchegos sobrepasó el 33%. Este porcentaje sólo es superado por Canarias, Extremadura, Ceuta y Melilla, y es mucho mayor que el promedio estatal – ya de por sí extremadamente alto – del 22%.

Respecto de 2006, los gastos básicos en vivienda, agua y electricidad subieron más del 30% en 2012, incrementando el riesgo de entrar en pobreza energética cuando en el período 2006-2010 Castilla-la Mancha ya superaba el 15%. La mayor tasa de riesgo junto con Castilla y León, debido principalmente a las rentas bajas y al clima invernal extremo.

Mientras, el gasto en salud creció el 18,9% (muy superior al 8,8% nacional). No es de extrañar puesto que la renta media por hogar en Castilla-la Mancha era ya en 2011 la cuarta más baja de España – sólo superior a las de Andalucía, Murcia y Extremadura – y se situó en 2012 por debajo de 20.000€ por hogar y año, un decrecimiento del -4,5% respecto de 2011.

Pobreza energética en España

Mapa de la pobreza energética por provincias – 2012

Estamos convencidos de que en estas circunstancias la labor más importante de las administraciones públicas es la de paliar los efectos de la crisis priorizando las ayudas y servicios sociales. No es esto lo que ha ocurrido, sino todo lo contrario. Casi un tercio de las personas que estaban cobrando en 2011 una pensión asistencial por vejez o enfermedad la perdieron en 2012. En estos años la pensión media sólo creció un 3,2% hasta alcanzar importes de 815€ para una prestación por incapacidad permanente, o 878€ si era de jubilación. Estos importes son inferiores al promedio nacional en más de un 7%, y hay que recordar que en 2014 sólo subirán un 0,25%, por primera vez sin relación con el incremento de precios, que alcanzó en esta Comunidad crecimientos del 1% en alimentación, o del 1,2% en medicina.

La atención a las personas sin hogar de Castilla-la Mancha también deja que desear. Sólo Castilla y León dedica menos dinero a cada centro de atención a las personas que carecen de vivienda donde cobijarse, y el número de trabajadores por cada 1.000 habitantes es uno de los más bajos del Estado español: 0,29. Es especialmente grave en el caso de nuestra Comunidad, porque la financiación de los centros es pública en un 93%, a diferencia de otras regiones donde se obtiene la colaboración de empresas o recursos propios.

En este contexto de pobreza,  hemos sabido recientemente por la denuncia del Presidente del Colegio Oficial de Trabajo Social de Castilla-La Mancha que el gobierno de la señora Cospedal García planea reducir en un 60% la financiación aportada mediante convenios con los ayuntamientos a los municipios de menos de 20.000 habitantes, y el 40% a aquellas ciudades de más de 20.000. Esta pérdida de financiación a los ayuntamientos se viene a sumar a la reducción a la mitad de los servicios sociales existentes en 2011 y al despido de unos 20.000 trabajadores sociales desde ese año, según consta en la denuncia indicada.

EQUO-CLM es un partido político para el que lo más importante son las personas, por lo que nos indigna esta política sistemática de exclusión de las más débiles de los servicios asistenciales, sólo con el objetivo de cumplir las compromisos de pago a los acreedores internacionales, que tanto el Presidente de Gobierno anterior como el actual se han comprometido a realizar. Aunque sea por delante de las necesidades de su propia ciudadanía.

Denunciamos que las políticas sociales del gobierno de la Junta de Comunidades de Castilla-la Mancha han decidido hacer ejemplo de austeridad a costa de los hogares más pobres, sin que les importe el sufrimiento que ello conlleva.

Creemos que es inútil esperar una rectificación en las políticas sociales de la Junta, y es por tanto urgente cambiar este gobierno, que es capaz de perpetrar un verdadero atentado a la democracia con tal de perpetuarse en el poder. Por ello exigimos que no se modifique el actual Estatuto de autonomía para reducir el número de diputados hasta que unas nuevas Cortes de Castilla-la Mancha puedan debatir y acordar un nuevo sistema electoral realmente democrático, como el que proponemos. Todo ello en un marco Europeo realmente orientado a la ciudadanía, para prevenir políticas que atentan contra las personas más débiles.

Y mientras tanto, debe finalizar este atentado contra las personas más débiles y excluidas de esta sociedad, restaurándose, al menos, los niveles de servicios previos a la llegada a la Presidencia de la Junta de la señora Cospedal García, para desde ahí iniciar la recuperación del sistema de ayudas y servicios sociales.

Tenemos que #ReiniciarCLM, cuanto antes, porque un tercio de sus hogares ya no pueden esperar más.

@VJNacher

Anuncios