¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas?

En noviembre de 2011 el Partido Popular ganó las elecciones generales que le dieron la mayoría absoluta del Congreso con casi 11 millones de votos, y del Senado con más de 26 millones de votos a candidaturas de este partido[1]. Por entonces la EPA[2] recogía 5,2 millones de parados, de lo que cabe deducir que muchos desempleados confiaron en las élites conservadoras – probablemente sin ser conscientes de que eran también neoliberalesy extractivas– para reconducir la situación en la que España se encontraba. El mensaje electoral del Partido Popular en campaña fue “Súmate al cambio”, pero no hubo tal cambio, hubo caída continuada del empleo hasta sumar los 5,9 millones de parados al final de 2013.

Desde entonces han ocurrido varias cosas, y ninguna buena para la gente que vive  -o vivía – de un sueldo:
  • En febrero de 2012 se aprueba la primera reforma laboral, que supuestamente tenía que crear empleo facilitando el despido. Aún no entiendo cómo consiguieron llegar a tan surrealista conclusión, pero como cabía esperar sólo hizo caer los salarios e impulsar la precarización de los contratos.
  • Llega julio de 2012, y se aprueban varias medidas de recorte de prestaciones y subsidios por desempleo. Durante la sesión del Congreso, la diputada por el Partido Popular Andrea Fabra – hija del condenado por blanqueo de dinero y expresidente casi vitalicio de la Diputación de Castellón Carlos Fabra – grita un ofensivo “¡Que se jodan!” supuestamente dirigido a la bancada de la oposición cuando el presidente del gobierno (me niego a escribirlo con mayúscula) hablaba de los parados.
  • En septiembre de 2012 el gobierno se ve obligado a aprobar la renovación del programa PREPARA, pero a cambio dificulta el acceso pidiendo a los parados que hayan estado sellando la tarjeta de demandante de empleo durante un año en el último año y medio si no tiene familia a su cargo. Será porque de lo que se trata no es de incentivar el empleo, sino tan sólo de ahorrar el dinero público suficiente para mantener a asesores y nepotes.
  • En febrero 2013 pasa casi desapercibida una disposición transitoria que modifica subsidios, dificultando su acceso a los mayores de 55 años.
  • En octubre de 2013 la soberbia vicepresidenta del gobierno acusa a 520.000 parados de fraude, cuando se trataba de procedimientos administrativos en su mayoría, por no haber sellado la tarjeta. Ya escribí al respecto porque soy uno de esos privilegiados funcionarios mileuristas encargados de explicarle a la gente que estarán al menos un mes sin cobrar los fabulosos 426€ de la ayuda, perderán todo derecho si estaban cobrando una Renta Activa de Inserción, y me aguanto la vergüenza y la rabia mientras lo hago. Hay cosas a las que no es posible acostumbrarse.
  • Un mes después, el gobierno aprueba con alevosía y de tapadillo la segunda reforma laboral que complementa la primera. Destruirá el poco empleo estable que aún queda y lo sustituirá por trabajo a tiempo parcial y precario. Al tiempo.
Por medio, de tapadillo, más recortes escondidos en normas que en nada se relacionan con las prestaciones y subsidios por desempleo. Baste mirar las estadísticas del SEPEpara ver que el número de personas que cobraban alguna prestación o subsidio contributivos bajó un 13% entre 2012 y 2013, pero el de aquellas que cobraban el conocido programa PREPARA, se desplomó nada menos que un 73%, pasando de 227 mil perceptores a finales de 2012 hasta las 60 mil de 2013.
 
Pero el cúmulo final de esta cadena de incurias y ofensas es el trato que se les otorga a los parados que se atreven a pedir un empleo en un tono demasiado alto, o replicando sin la debida humildad a los hidalgos miembros selectos – y a menudo digitalmente electos – del Partido Popular. Esta semana hemos leído en la prensa y escuchado las declaraciones de una muchacha contando como el concejal de empleo del ayuntamiento de Villarrobledo le sugería dar en adopción a su hija o prostituirse. ¿Suena incréible? Pues no, es cuando menos creíble, porque no es un caso aislado.
 
Andrés Martínez también es el mismo individuo que antes de despedir al personal de la Agencia de Desarrollo de Villarrobledo les injurió espetando “Que están allí sin hacer ná” (sic). Y no es esta la única persona del equipo de gobierno del PP que mira con soberbia a la ciudadanía que debiera proteger, aunque las salidas de tono se hayan quedado hasta ahora dentro del entorno vecinal.
 
Ahora nos amenazan con demandas judiciales a quienes hablemos del tema, supongo que con el mismo talante que cuando quisieron acallar el escándalo de los papeles de Bárcenas, o la Secretaria General del Partido Popular, presuntamente, trató de recuperar su honor mancillado.
 
Quizás en lugar de ofender a las personas deberían pensar en hacer algo para impedir que el desempleo en Villarrobledo siga creciendo: el número de afiliados a la seguridad social bajó casi un 7% entre 2011 y 2012[3], se habían despedido 56 trabajadores públicos del Ayuntamiento entre mayo 2011 y julio de 2013, entre ellos la gran mayoría de quienes se suponía debían trabajar en la reducción de empleo desde la Agencia de Desarrollo Local. Pero claro, como no tienen ni idea de cómo crear puestos de trabajo sostenibles más allá de los conocidos planes de empleo, ni parece que les importemos demasiado, las miraban “sin hacer ná”.
 
Deberían aprender de su jefa, la madrileña de ascendencia manchega María Dolores Cospedal García, que tiene otro estilo de hacer las cosas. Estilo, que no intención: despidió con sigilo y escaso revuelo a los trabajadores de la comunidad autónoma que ayudaban a la orientación laboral de los desempleados de Castilla-La Mancha, junto con otros muchos funcionarios y trabajadores públicos. A los que ahora tiene que readmitir, pero qué importa si quienes pagamos el coste de su incompetencia somos los ciudadanos y ciudadanas castellano-manchegos. Eso sí, ella lo hace con hierática sonrisa y silente desprecio, sin aspavientos.
 
Y una vez llegados hasta aquí sigo haciéndome la misma pregunta, ¿qué tienen contra las personas en paro? ¿O es sólo contra las que tratan de conseguir empleo, porque no se someten convenientemente a sus intereses? ¿Tan poca humanidad tienen?
 
No contestéis, son preguntas retóricas.
 
Anuncios

2 comentarios en “¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas?

Los comentarios están cerrados.