Esas victorias que saben a poco (III y final): Concluyendo

En la primera parte de este análisis electoral he procurado proporcionar una visión general de los resultados a nivel estatal. El título ya define mi percepción, que creo haber confirmado con los datos disponibles en el momento de escribir el artículo. En el segundo post he cerrado el foco sobre mi comunidad de Castilla-la Mancha (CLM) porque quería observar con mayor granularidad lo ocurrido en las provincias, ciudades y pueblos. Y dónde iba a hacerlo mejor que en mi entorno, donde comparto responsabilidad con otros ilusos (de ilusión).

Ahora toca concluir (1ª acepción de la RAE) este análisis concluyendo (3ª acepción de la RAE). Esta suele ser la parte más arriesgada, aquella en la que se aventuran hipótesis desde los datos. Si me equivoco, así sea y los críticos me lo demanden.
 
Concluyo que lo realmente importante son las personas.
Quedó claro desde diciembre, cuando tanta gente dedicó tanto tiempo y esfuerzo a unas primarias, sabiendo que las posibilidades de conseguir más de un escaño eran sólo eso, posibilidades. Después, con la involucración del abundante ingenio EQUOmunitario para elaborar el que para mí ha sido el programa electoral más sólido. Y finalmente con la dedicada motivación de tantas y tantas personas que invirtieron todo su tiempo libre – ese bien escaso – en la calle, en los debates, reuniones, charlas, y lo que hiciese falta. Sin olvidar a la gente de la sala de máquinas, ¡grandes!
 
Y sin embargo, la participación pudo ser mucho mayor. Incluso a la hora de tomar decisiones tan trascendentales como la elección de la cabeza de lista, o aprobar la coalición, los números fueron escasos comparados con la población potencial. Lo que induce a pensar que probablemente no son todos los que están, y ni de lejos están todos los que son.
 
La razón es que los sistemas tienden a asumir que cuando alguien se registra en una organización, si no se involucra activamente es porque ese es su deseo. En realidad hay muchas razones por las que una persona puede inhibirse, y con el tiempo acaba distanciándose: porque no sabe cómo hacerlo, porque no puede o no sabe manejarse con las redes sociales, porque no conoce a nadie en su entorno, porque teme al ridículo por desconocimiento, porque le han vendido toda su vida que participar es votar cada cuatro años,…. Imaginemos qué ocurriría si cuando te registras alguien te llamase y se interesase por saber quién eres, qué deseas, te pusiera en contacto con otras personas en tu entorno, te ofreciese la asistencia a talleres de formación política, y en general te acompañase durante tu trayectoria en EQUO. Si los partidos participativos y asamblearios no promueven la participación activa, no habrá cambio.
 
Concluyo que las estrategias electorales deben ser coherentes con los objetivos.
 
Me baso para afirmar que la coalición Primavera Europea no fue coherente en varios factores:
  • El bajo porcentaje recolectado incluso en comunidades donde el esfuerzo humano ha sido enorme, como Madrid (1,99% de los votos válidos).  El resultado, claramente por debajo de las expectativas, hace pensar que ha existido un cierto rechazo hacia una coalición incoherente con el ideario de EQUO.
  • El bajísimo rendimiento que ha obtenido la lista de EQUO de la desafección del electorado hacia el PSOE, contrastada con los votos recogidos por Podemos y otros partidos nuevos de izquierdas, o incluso la propia agrupación IU.
  • La falta de crecimiento del electorado propio, si lo comparamos con el éxito de un partido de ideología finalista como es PACMA.
  • El fuerte debate surgido en el seno de EQUO por la imposición del cabeza de lista ajeno a las primarias abiertas del partido. Cierto es que se saldó con una decisión aparentemente democrática de las bases, pero la escasa participación ya debería haber hecho pensar que quedarían heridas abiertas.
Ahora que suenan fanfarrias de unidad creo que cualquier estrategia que se defina a nivel estatal y autonómico debe tener claros objetivos comunes y coherentes con nuestro ideario. No sólo acordados en un papel, sino nítidamente dibujados en la percepción de las bases. El riesgo de ruptura es demasiado alto para apostar de nuevo por el regionalismo, por más progresista que pueda parecer.
 
Concluyo que es necesario transmitir con mayor claridad el mensaje.
 
Visto desde fuera, el ideario de EQUO confunde a muchas personas porque no se ajusta a los estándares simplistas al uso. Sin embargo lo grave es que también confunde a mucha gente que está dentro.
 
Un sector desearía que nos olvidásemos de la corrupción, o del modelo de estado y nos definiésemos como Verdes. Hay muchos motivos por los que esta alternativa no me parece conveniente, pero citaré uno: porque estamos inmersos en un punto de inflexión histórico y no podemos desentendernos de nuestro entorno, y mucho menos de quienes lo viven en primera persona, muchas veces con dolor. Relegar las propuestas sociales y democráticas equivaldría a envolvernos en una cápsula estéril y aislarnos. Como lo han hecho los sucesivos gobiernos, por más que nuestra cápsula sea verde y la suya marrón.
 
Desde fuera en cambio se nos ve como otro partido de izquierdas – sea ello lo que fuera o fuese, que tampoco está claro – y no entienden que no nos fusionemos, o como mínimo nos coaliguemos, a las corrientes que están en la cresta de la ola. Ahora bien, hacerlo equivaldría a perder nuestra identidad del ecologismo transversal en todas y cada una de nuestras propuestas, tanto sociales como medioambientales. Como mucho acabaríamos siendo otro apéndice en el saco ideológico de IU-Los Verdes,  o quizás otra confusión más en el caos primigenio que es, organizativa e ideológicamente hablando, Podemos. Hay evidencia empírica: buscad la palabra “Verde” en la nube de etiquetas de Izquierda Unida, a día de hoy, ni está. En cuanto a Podemos, ¿cómo se integra uno en un torbellino?
 
EQUO es mucho más que otro partido de izquierdas, o que un movimiento ecologista. Dice Juantxo que Somos lo que somos. Tiene razón, pero hay que hacer un esfuerzo para definir el mensaje e interiorizarlo, que no lo está, hasta que cualquier persona afiliada o simpatizante de EQUO sea capaz de hablar de ello a quien se interese. Estamos muy lejos de ese punto.
 
Claro que lo anterior no excluye que necesitamos con urgencia buenos oradores capaces de aprovechar las oportunidades que se nos presentan en los medios de comunicación nacionales. Porque lamento decir, desde el aprecio personal que me merecen quienes hoy se sitúan en la ejecutiva de EQUO, que ser portavoz es mucho más que una responsabilidad política, es una oportunidad que requiere de habilidades comunicativas poco abundantes.
 
Concluyo que la organización debe conocerse a sí misma.
 
Conocer viene de conocimiento, ese concepto que a todos suena pero poca gente es capaz de definir adecuadamente. Muchas veces cuando alguien afirma algo con rotundidad, suelo preguntarle “¿eso lo crees, o lo sabes?”, y la mayoría de las veces resulta que no lo sabe, porque no hay una certeza verificable que sustente la afirmación. En las personas eso es parte de nuestra cultura, o incultura que en este caso tanto da, que tiende a la exageración, pero es imperdonable en una organización porque lleva a errores manifiestos. Expongo algunos ejemplos:
  • ¿Sabe EQUO quienes tienen determinadas habilidades o conocimientos en su organización? Sólo si participan, pero si no lo hacen ¿sabe EQUO como involucrarlos? Me temo que la respuesta es negativa.
  • Por ahora queda claro que los ingresos durante la campaña electoral no han alcanzado el resultado esperado. ¿Optimismo antropológico, o falta de escenarios de recaudación realistas?
  • ¿Son los censos de simpatizantes fiables? ¿Están actualizados? Sé que supone un esfuerzo considerable depurar un censo, pero a cambio contarás con una herramienta fundamental para involucrar a las personas y motivarlas para dar el paso hacia la afiliación. Y no estoy hablando de enviar correos electrónicos, estoy hablando de motivación en el mundo real, hablo de transmitir la sensación de pertenecer a un grupo comprometido, hablo de personas encontrando a personas en 3D. Hablo de relaciones humanas y no de redes sociales.
  • En algunas regiones se han obtenido resultados mejores que en otras, y dentro de esas regiones hay grupos locales que con medios similares han alcanzado un relativamente mayor éxito. ¿Sabe EQUO cómo y se ha conseguido? ¿Es posible para un territorio exportar esos métodos al suyo? ¿Existe un repositorio de información compartida de forma que las experiencias fallidas no se repitan, y en cambio se propaguen las exitosas?

 

En fin, no se trata de dar una charla sobre teoría del conocimiento, pero sí de recomendar a la ejecutiva que tome nota de sus lagunas y busque expertos que ayuden. Que haberlos, haylos.
 
En cuanto a CLM, concluyo que cuando los recursos escasean, se ahorre en estructuras y se invierta en personas.
 
Ahora se inicia el debate en Castilla-la Mancha para renovar la Mesa Regional de ocho personas, más otras ocho en las Áreas que conformarán la Mesa Ampliada. No tiene sentido tanta parafernalia organizativa y tanto derroche de recursos, cuando hoy por hoy lo que faltan son estructuras locales capaces de enfocar con posibilidades la recta hacia las elecciones locales. Pero tiempo al tiempo, me temo que en algún momento me tocará escribir contra las supuestas razones esgrimidas para impedir el reajuste reglamentario que tanta falta hace. Lástima.
 
Concluyo pues concluyendo que se necesita poner el foco en quienes de verdad importan, y para lo demás: gestión.
 

 

Gracias por haber leído hasta aquí. Saludos.
 
Anuncios

6 comentarios en “Esas victorias que saben a poco (III y final): Concluyendo

  1. Sí, algo como ese. Precisamente el de “Desmontando mitos” fue el primero que te leí :)Un blog al año… Eso os pasa por llevaros bien con la informática. Como a mí me costó tanto montarlo, ahora me daría lástima abandonarlo. Aunque ya veremos, que todavía me falta mucho para cumplir el año, y algo de sangre de esa valenciana (sangre de horchata) debo de tener yo también.Cuando ande necesitado de motivación, silbe vuesa merced, que por aquí andamos los sanchos 😉

    Me gusta

  2. En el texto propongo que se depure el censo, y hoy he encontrado estas referencias del PSOE, que en 2002 pasó de 400.000 a 215.000 militantes, hoy cifrados en 198.000. Dos referencias:”La regularización de su censo dejará al PSOE con 215.000 militantes y 200.000 simpatizantes”- http://elpais.com/diario/2002/01/02/espana/1009926006_850215.html“El PSOE teme que una alta abstención reste legitimidad al futuro líder”- http://politica.elpais.com/politica/2014/07/05/actualidad/1404547208_048202.html

    Me gusta

  3. Salva, creo que te refieres a algo parecido a este post de abril: “Desmontando mitos”. Acostumbro a escribir algún artículo que simplifique los retortijones legislativos de nuestro sistema electoral, e incluso en pasadas elecciones me he leído los programas electorales y los he salpimentado para sacudirles la sosera. Aún me duele el buen gusto, todo sea dicho.El problema es que tengo una destructiva tendencia a cargarme un blog al año, y no siempre tomo la precaución de salvaguardar lo escrito. Creo que algo debe tener mi parte de ascendencia valenciana, con esa afición a quemar cosas, o quizás el fatalismo manchego de mi otra mitad genética. Sea como fuere, nada puedo garantizar de aquí al 2015, pero es probable.En cualqueir caso, muchas gracias por tu comentario, que andaba necesitado de motivación.Saludos!

    Me gusta

  4. Te devuelvo la visita, Vicente ;)Me ha molado esta serie. Ya había comentado en la primera parte, pero hoy las he leído las tres seguidas.Por cierto, me ha recordado a esto otro que me recomendaste: http://equoclm.proyectoequo.org/index.php/areas-tematicas/participacion-ciudadana/reforma-ley-electoralLo voy leyendo poco a poco, pero me está gustando mucho (¡gracias!). Ya pensé con esto, con las “Propuestas de reforma”, lo mismo que me ha venido a la cabeza al leer esta “trilogía” tuya, especialmente la parte II: que sería un puntazo que publicaras algo así en el blog cuando falte poco para las elecciones municipales y autonómicas. Algo divulgativo, explicando cómo se contabilizan los votos, por qué esta ley beneficia a los dos grandes partidos, hablar de la Ley D'Hont y de las circunscripciones, explicar las diferencias entre voto en blanco, abstención y voto nulo… Son cosas que nos pueden parecer obvias a los frikis, pero hay mucha confusión e ignorancia al respecto. Un artículo así, accesible podría ayudar a bastante gente. El problema es precisamente ese: que no parece fácil hacerlo ídem. Pero visto lo de la página de Equo, creo que lo podrías conseguir.¡Jaja! ¡Bueno, tú haz lo que quieras, ¿eh?! No voy a venir yo aquí a ponerte deberes XD Un saludo, amigo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.