Castilla-la Mancha, prototipo de la España Popular (II,V): ¿elegimos alcalde?

Cuando finalicé el segundo capítulo de esta serie, pensé que no se podía llegar más lejos con los desatinos y la tergiversación del lenguaje, pero entonces escuché de Rajoy y compañía  algo llamado la elección directa de alcalde. No he podido resistirlo y por eso he creado este capítulo 2,5 (II,V en romano asimilado). ¿De verdad hablamos de eso? ¿De elegir directamente alcalde los ciudadanos? Veámoslo, y por si necesitáis poneros en situación, os pongo aquí este diálogo de esa gran película que es Amanece que no es poco.

 ¿Podré elegir directamente al alcalde de mi ciudad? ¿A cualquiera que se presente, sea independiente o no? ¿Sin que dependa de la cúpula de ningún partido? Eso es bueno, habrá listas abiertas, y doble vuelta, y … y entonces me desperté.

Dejemos la ficción, y vayamos al surrealismo popular. De lo que en realidad están hablando es de favorecer a la lista – cerrada y bloqueada, como no – más votada para impedir que los partidos menores puedan acceder al gobierno local en coalición post-electoral.

Os pongo un ejemplo. Supongamos que en el totalmente desconocido, por inexistente entre otras cosas, pueblo de Villapijos del Baladre, en las elecciones de 2011 se produjeron los siguientes resultados:

PP: 10 concejales, PSOE: 6 concejales, IU: 5 concejales

Hay obviamente dos opciones más probables: que el PP gobernase en minoría con el apoyo más o menos silente de IU o del PSOE, o que PSOE e IU llegasen a un acuerdo de gobierno y eligiesen un alcalde de consenso. En este segundo caso, hay una opción para que el alcalde tenga el apoyo de más de la mitad de los votos emitidos, y el partido minoritario entre en el equipo de gobierno.

Veamos qué propone el PP. Como en Villapijos del Baladre el partido que más votos ha recibido son ellos, y han superado el 40%, proponen que la ley electoral les otorgue graciosamente la mayoría absoluta para que sea alcalde su cabeza de lista, sí o sí, sin haber recibido ni un voto más, ni un voto menos que antes:

PP: 11 concejales (el adicional gracias al cambio en la Ley), PSOE e IU se reparten los 10 restantes.

Acaba de desaparecer cualquier posibilidad de que Villapijos tenga un alcalde consensuado de izquierdas, y que el equipo de gobierno tenga un apoyo mayoritario. Et voilà!, que diría un francófono. Sin recibir ni un voto más de los villapijenses el PP tiene asegurada la alcaldía.

Y si hablamos de capitales de provincia, os sugiero consultar este mapa electoral que publicó El País el 21 de agosto.

Y mientras tanto, ¿qué dice el PSOE? Por un lado se quejan de que es un cambio en las reglas del juego a poca distancia del inicio del partido – tendrían que empezar a negociar acuerdos pre-electorales para ayer – pero por otro hay que recordar que ellos ya propusieron algo parecido con una segunda vuelta que imposibilitaba también el acceso a la alcaldía de partidos minoritarios. O sea, no porque no es el mío, pero en el fondo ya me va bien, así que a poco que lo apañes firmo.

En resumen, que lo que haga falta con tal de que no les quiten el poder los pitufos coloraos. Y como lo venden bien y la gente se queda con el titular, acabará colando, como si lo viera.

¡Pues nada ratones, a seguir votando gatos!

 

Anuncios

5 comentarios en “Castilla-la Mancha, prototipo de la España Popular (II,V): ¿elegimos alcalde?

  1. Ese vídeo… Lo cuelgo cada vez que huele a campaña electoral en el ambiente, todo sea dicho: con poco éxito hasta ahora. Quizás porque los ratones están ocupados discutiendo el color del gato. ¡Cuanto daño hizo Deng Xiaoping con su dichosa frase!Respecto de los 500 alcaldes a ganar, era una cifra moderada, pero el rango de posibilidades supera el millar. Me explico: si asumimos que el PSOE e IU tienen más posibilidades de formar gobiernos de coalición postelectoral gracias al fenómeno Podemos, y que esta ley prácticamente anularía esa opción, a los 508 que podría ganar el PP habría que sumar buena parte de los 524 en los que el PSOE gobierna en minoría, y de los 53 de IU. Digamos que a mi entender, 500 es una cifra conservadora. ¿A que da escalofríos?De Cataluña ya hablaremos, que ese tema requiere tiempo y cuidado.Saludos, y gracias por meterme presión. Si no fuera por ti y por otros peores, escribiría sólo de milenio en milenio. Dicho esto, tampoco os paséis que ya tengo una edad, o incluso varias.

    Me gusta

  2. Bueno, pues antes de nada, decirte que el vídeo del discurso de Thomas Douglas es un puntazo.Gracias por explicar estas cosas para “dummies” de letras. Me quedo con esta frase de tu comentario: “Sacrifican los 22 alcaldes de Bildu esperando obtener más de 500… No hay color. Ni decencia, claro, pero eso ya era sabido”.No comprendo muy bien la legislación de este país. Cómo tiene el PP potestad de cambiar a su antojo la ley electoral, las reglas del juego democrático nada menos, únicamente con su mayoría absoluta (en mala hora), y para modificar otras cosas han de ponerse de acuerdo con el PSOE.En fin… En la tergiversación del lenguaje son maestros, de eso no cabe duda. Mi impresión es que la mayor parte de la gente (con el empujoncito de rigor que da la lobotomía mediática) está aplaudiendo la medida como muy democrática. Ay…Estás tardando en hacer la entrada sobre lo de Cataluña 😉

    Me gusta

  3. Unos compañeros comentaban en Twitter un tema interesante: que esta reforma favorecerá a Bildu en Euskadi. En efecto, el blindaje de la lista más votada favorecerá sin duda a los partidos mayoritarios en cada localidad, que en el País Vasco fue Bildu. Propongo un sencillo ejercicio de imaginación: supongamos que con la nueva ley aquellos partidos que obtuvieron alcaldes en minoría en 2011 se vean ahora privilegiados hacia una inmerecida mayoría absoluta, manteniendo los votos de aquellas elecciones:- En Euskadi Bildu, la primera fuerza política en 2011, pasaría de tener 74 alcaldes a 96. Pero no olvidemos que en el País Vasco el PP sólo consiguió 6 alcaldes, así que poco tiene que perder, y si de paso erosiona a PNV, que fue la segunda fuerza, y al PSE….- En el total español, Bildu en realidad sólo alcanzó el 1,39% de los votos y 1.138 concejales, una minucia si lo comparamos con los 26.499 ediles del PP (37,53% de los votos). A cambio en el conjunto del Estado, el PP habría consolidado 508 alcaldías. Sacrifican los 22 alcaldes de Bildu esperando obtener más de 500… No hay color. Ni decencia, claro, pero eso ya era sabido.Pero además recordemos que al mismo tiempo que el cambio electoral favorece a la lista más votada, también reduce el número de concejales de los partidos en minoría. Es decir, que previene un posible ascenso de PSOE, IU, UPyD, etc., bloquea la entrada de Podemos a los ayuntamientos, y convierte en inútiles las coaliciones postelectorales entre grupos de izquierdas. ¿Realmente le importa Bildu al PP? Sólo como argumento para resucitar su fervor anti etarra en los grandes medios de comunicación. Para finalizar, recordar también que los estrategas del PP son unos maestros a la hora de rentabilizar situaciones del tipo “cuanto peor, mejor”. Aún no sé cómo lo harán, pero estoy seguro de que el día posterior a las elecciones, la culpa de la victoria de Bildu habrá sido del PSOE. Y nos lo creeremos.Algún día hablaré de cómo han conseguido montar el lío de Cataluña… Quin merder!Referencias:Resultados electorales – Alcaldías: http://elecciones.mir.es/resultados2011/99MU/DMU99999TO_L1.htmResultados electorales – Concejales: http://resultados.elpais.com/elecciones/2011/municipales/

    Me gusta

  4. Justo el día después de publicar este artículo, aparece en prensa la noticia de que el PP estaría dispuesto a aprobar el cambio en la ley electoral en solitario. El PSOE formalmente se opone, pero si os fijáis el argumento es de tiempo, porque la nueva ley entraría en vigor a principios de 2015, pocos meses antes de las elecciones. Pocas voces de PSOE y PP – y digo pocas por no negar la posibilidad de que exista alguna y yo la desconozca – se han opuesto porque es una cacicada que atenta contra el sentido común y el respeto al electorado.Sin embargo, quiero hacer notar un hecho curioso que probablemente haya tenido parte de responsabilidad en la actual excitación de la amígdala del Partido Popular: la Constitución Española en vigor exige criterios de proporcionalidad para la elección del cuerpo legislativo (artículos 68,69 y 152). Pero cuando llegamos a la elección de los alcaldes el artículo 140 es, permítaseme la expresión, meninfotista: “Los Alcaldes serán elegidos por los Concejales o por los vecinos.” Tan descansados se quedarían los padres de la Constitución, que sólo les faltó añadir la coletilla “y ahora nos vamos a tomar un par de gin-tonics más. ¡¡Legislador el último!!”.NB: para los no valencianos, el “meninfotisme” es una actitud de pasotismo con recochineo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.