¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas… y los empleados públicos del SEPE?

Desempleo y PresupuestosEn marzo de este mismo año, a raíz de una falacia levantada contra los desempleados por nuestra ambiciosa vicepresidenta de gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, escribí un artículo titulado ¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas? Seis meses más tarde, vuelvo a preguntarme lo mismo viendo la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de ese Nosferatu fiscal, que es el ministro de Hacienda, señor Montoro. Y ya de paso, siendo yo funcionario (sí, aún quedamos unos pocos), cavilar sobre qué habremos hecho los empleados del SEPE para desatar sus iras. Pero vayamos por partes, las de los unos más que las de los otros.

De las personas desempleadas y de la pertinaz prepotencia con la que son tratados, habría más de una respuesta que exigir.

Por ejemplo, ¿alguien se ha preguntado por qué al solicitar cita en una oficina del SEPE no se le permite elegir día y hora? No es porque los mecanismos técnicos no existan, que ahí están por ejemplo el sistema de cita previa del sistema sanitario, y otros muchos. Es, reconocido abiertamente aunque en privado, porque los parados no tienen nada mejor que hacer, y además tienen la obligación de acudir cuando se les llame. El que se jodan viene sobreentendido. Que la oficina del SEPE se encuentre a decenas de kilómetros y no tengan coche, o no dispongan de dinero para echarle combustible, o que el transporte público sea prácticamente inexistente y tenga unos horarios infames, que tengan que esperar bajo cero en invierno o a la solana en verano, que cuiden de hijos o personas dependientes, nada de eso les importa.

Sin hablar de la desigualdad en el trato al desempleado. ¿Sabíais por ejemplo que los trabajadores eventuales del campo no tienen derecho a subsidios en la mayoría de las Comunidades Autónomas? Trabaja de sol a sol cotizando las jornadas reales que tengan a bien reconocerte, y con independencia de tu situación familiar quedas fuera del sistema, a menos que acredites 360 o más jornadas reales cotizadas en los últimos 6 años. En la Mancha, excluimos a nada menos que del 20% de los desempleados.

El precio del rescate a la bancaTampoco parece importarles que la cobertura del desempleo mediante prestaciones y subsidios decrezca a gran velocidad. En números proporcionados por el SEPE en su página de estadísticas, entre julio de 2014 y el mismo mes del 2013, el número de personas que cobraban prestación por desempleo disminuyó en 262.071 personas (-19,4%), y quienes percibían un subsidio en 111.922 (-8,7%). Si a ello le sumamos la euforia económica del gobierno, es fácil entender que la partida presupuestaria para prestaciones se reduzca nada menos que en un 14,8%, quedando en 27.790 millones. Algo menos de un tercio de lo gastado en rescatar las cajas de ahorro que ellos mismos hundieron.

Definición de Euforia Económica oficial

De aquí la euforia de los ministros económicos del Gobierno…

Mientras tanto, ¿Cuál es la situación de los empleados públicos – los funcionarios estamos en minoría – que atienden a las personas desempleadas? El resumen es que somos pocos, mal pagados y peor vistos.

Uno de los tópicos habituales entre gentes mal informadas – con la inestimable ayuda al respecto del Gobierno – es que sobran funcionarios, y que no se nos puede despedir. Ambas afirmaciones son como mínimo discutibles, pero lo que es seguro es que están desmantelando el empleo público como es fácil ver en el gráfico adjunto procedente de la Encuesta de Población Activa del INE.

Comparativa empleo público y privado 2008-2014

En cuanto a quienes estamos adscritos al SEPE, hace poco leía a uno de mis periodistas económicos de cabecera, Xavier Vidal-Folch, quien se escandalizaba al afirmar que en España hay un empleado público por cada 269 desempleados, mejorando tan sólo a Irlanda, por 36 en Dinamarca o 47 en Alemania. Como a mí me parecía un ratio demasiado bajo, he calculado cómo estamos en mi oficina de pueblo en la Mancha: con números del mes pasado, los 4 empleados de plantilla y un director atendíamos a 7.623 parados registrados, lo que supone para mi oficina un ratio de 1.906 desempleados registrados por puesto de trabajo. De las 5 personas que componen la oficina, dos – el director y yo – somos funcionarios, otras dos personas son interinas con contratos de larga duración, y una cuarta es un refuerzo por seis meses, lo que significa que de enero a julio en realidad el promedio es de 2.541 parados registrados por empleado, y que menos de la mitad de la oficina somos funcionarios. Y todo eso sin contar las personas desempleadas no registradas que atendemos igualmente…

También nos dicen que tenemos el sueldo asegurado. En realidad, sólo tenemos la nómina asegurada, porque el sueldo ha bajado en términos de capacidad adquisitiva un 30% desde que se inició la crisis, y eso culmina una larguísima caída que se inició décadas atrás.

Evolución del poder adquisitivo de los empleados públicos

Ahora nos dice el ministro del ramo que devolverá la cuarta parte de la paga extra que nos quitaron graciosamente – es un decir – en 2012. Miente en realidad, como no podía ser de otra forma siendo quien es, porque lo que harán – que aún tengo que verlo para creerlo – es simplemente pagar aquello que estaba claro que tendrían que abonar: los 44 días devengados en 2012 cuando el Gobierno tomó la decisión, y cuya ilegalidad ha sido confirmada por repetidas sentencias judiciales. Eso sí, aprovechan la ocasión para congelar los salarios de los empleados públicos por quinto año consecutivo.

————-

¿Hay solución? Desde luego, pero no con las actuales élites destructivas en el poder. De ello hablaré en próximos artículos.

Saludos y paciencia,

@VJNacher

Anuncios

Un comentario en “¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas… y los empleados públicos del SEPE?

Los comentarios están cerrados.