Lo sentimos por los hechos.

Nada que añadir a la prosa de Juvenal.

Prosas Satánicas

Se dice, aunque con muchas dudas por la variedad de relatos y los evanescente de las descripciones que tenemos a mano, que durante los triunfos que se otorgaban a los generales romanos ras una campaña existosa un esclavo público o su hijo varón más pequeño le acompañba en el carro de cuatro caballos recordando al triunfador su condición mortal, en cada parada de la Via Triunfal hasta su llegada al templo de Júpiter Capitolino.

Se cuenta también, esto con más detalle y unanimidad entre los historiadores, que tras el carro, comediantes, miembros de las tropas y civiles con gracia cantaban a voz en cuello canciones satíricas y malsonantes contra el protagonista (en un triunfo de Cayo Julio cantaban eso de “maridos, esconded a vuestras mujeres y mujeres esconded a vuestros maridos, que viene el viejo y sucio calvo”, esto último con un doble sentido idéntico al que empleamos ahora). Eso…

Ver la entrada original 1.213 palabras más

Anuncios