Unidad, Frente o Confluencia

Hay otro argumento que no utiliza Marcelino pero que refuerza su tesis: la sociedad está cambiando, y los viejos métodos serán cada vez menos efectivos. Ahí tenemos a Alberto Garzón y Juantxo Uralde hablando de “espacios de confluencia“, o el manifiesto de los críticos de Podemos para abrir el partido.

Tampoco conviene olvidar que una nueva clase social está adquiriendo conciencia de sí misma tras el 15M – el precariado – mientras la clase media se proletariza, y los partidos políticos clásicos sienten que el mundo se tambalea bajo sus pies y hacen propuestas absurdas en su confusión.

Una muy interesante reflexión en suma, y un debate que conviene resolver con la mayor prioridad, porque el tiempo apremia.

REMEMORACIÓN

Sabemos que las palabras no son inocentes, sino que van cargadas de significados. Hace unos días explicábamos qué querían decirnos con “unidad popular” y veíamos que los nacionalistas querían decir el pueblo en sentido étnico y los izquierdistas el pueblo explotado o el pueblo pobre. En los dos casos, pretenden hacer creer que la sociedad de la que se trate o el grupo social es una cosa homogénea, cuando en la realidad son cosas llenas de diferencias. Todos los que hablan en términos políticos de unidad popular pretenden arrogarse la representación de toda la sociedad o del grupo social a que se refieran. En el fondo, subyace la pretensión de disponer de hegemonía política, concretada en un partido o sigla, a la que también puede calificarse como casa común. Es muy difícil que quien habla de unidad popular esté renunciando a su marca política, pensando en una asamblea soberana y…

Ver la entrada original 452 palabras más

Anuncios