Minientrada

Los números dan… para más gobiernos del Partido Popular

Llevo tiempo escuchando a la gente de Podemos y optimistas izquierdosos en general que “los números dan”. Yo en cambio opino que la ocasión fue en febrero cuando daban, pero Podemos prefirió mantener su inmaculada limpieza espiritual a cambio de llevarnos a las elecciones de junio. Ahora, a menos que  un milagro de Santa Urna lo impida, vamos cuesta abajo y sin frenos hacia cuatro años más de gobierno de Rajoy, con o sin elecciones en Navidad, mientras discutimos si son galgos o podencos.

A ver como lo explico, y que quien opine lo contrario me lo debata, que siempre es cosa divertida y sana.

Empecemos por eliminar las opciones imposibles para ver si alguna de las que quedan, por improbables que parezcan, tiene sentido. Si queréis tener cerca los resultados electorales del 26J mientras tanto, clicad aquí.

  • El Partido Popular[1] no votará a favor de otro gobierno que no sea el suyo, y con Mariano Rajoy a la cabeza. Hay muchas razones, pero no las voy a explicar aquí otra vez: si queréis saberlas suscribíos a mi serie Construyendo electores.
  • Ciudadano’s[2] no favorecerá ningún gobierno apoyado por partidos nacionalistas, ni en el que esté Podemos. Como mucho cabe la remota posibilidad de que permitan un gobierno en solitario del PSOE si mientras tanto surge algún nuevo escándalo que involucre al Partido Popular.
  • El PSOE no puede aceptar depender del voto soberanista o declaradamente independentista porque eso rompería el partido en dos. Sean cuales sean los sumandos, la suma tiene que ser suficiente con independencia de independentistas. O sea, que ERC, CDC y Bildu voten lo que les salga de los procesos, sin que eso influya.

Por tanto un posible gobierno del PSOE con Podemos tendría en contra, de entrada y con toda seguridad, 137+32= 169 pedazos de escaño. A favor tendría los 85 del PSOE, y los probables votos de Podemos y asociados territoriales: 85+45+5+9+12= 156 votos.

Ahora es cuando el optimista irredento me dirá que hay que sumar los votos nacionalistas. Pues mira, os acepto los 5 votos del PNV, con lo que ya tenemos 161 votos a favor, y faltan 8.

De nuevo insistís, que sí, que hay más nacionalistas. Bueno, vaaaaa, os sumo Coalición Canaria y son 162 votos. Os oigo murmurar Máááássss, pero va a ser que no porque como ya he dicho el PSOE ni de coña aceptará los votos de Bildu, CDC o ERC. Entended de una vez que la aritmética no lo es todo en política, y un partido de gobierno con base territorial como el PSOE no resistiría las tensiones que le crearían suyos y ajenos, sin hablar de su aristocracia. No, porque no sólo no se puede, sino que además es imposible.

A todo esto sumémosle la nueva tensión que han creado los genios tácticos de Podemos al dejar caer al gobierno del PSOE en Castilla-la Mancha y amenazar con la ruptura de cualquier acuerdo en Extremadura y Aragón. Si ya había desconfianza y reticencias en el PSOE – no sólo la aristocracia rampante, también las bases en esas regiones – este paso no ha hecho sino aumentarla dándole valor al aspirante con ínfulas de García Page. Porque alegres muchachos de Podemos, eso no se hace así: con una rueda de prensa sin preguntas, sin razones concretas y detalladas, por sorpresa. Si queréis apuñalar a García Page o Fernández Vara, cosa que así, en confianza, no dejo de comprender, hacedlo bien. ¡Escenificadlo, curradlo un poco!

Volviendo a lo nuestro, supongamos ahora que Podemos se decanta por alguna de las otras dos opciones que no son las que le salen de la táctica a su brillante (como el arroz) Secretario General, sino las que conducen al apoyo de investidura de Sánchez, con o sin condiciones. De entrada permitiría negociar como mínimo la abstención de Ciudadano’s, lo que sumaría 156 votos frente a los 137 del Partido Popular. Y si Coalición Canaria quiere votar en contra, pues también, que Pedro Sánchez mire a su escaño con el ceño fruncido y ya está. Sería un gobierno débil, ciertamente, pero salimos del apuro y empezamos a limpiar las instituciones del olor a cloaca. Porque por mucho que a Pedro Sánchez le abandone el desodorante, no será nada con la peste de los cadáveres en los armarios de la Moncloa cuando entre el aire.

Y ahora viene lo mejor: que no creo que nada de esto importe porque:

  • A Pedro Sánchez se le están sublevando sus Excelencias de las aristocracias regionales, y el movimiento de Podemos en Castilla-la Mancha y Extremadura les dará más argumentos, suponiendo que los necesitasen.
  • En Podemos va ganando la apuesta oficialista por entrar en el gobierno sí o sí. Y eso me recuerda al lema de César Borgia que sin duda Pablo Iglesias conoce muy bien: O César, o nada. Pues eso, nada.
  • El Partido Popular no tiene prisa, porque a) aunque en funciones, no ha dejado de gobernar desde 2011, b) sabe que con nuevas elecciones ellos mejorarán resultado, c) se convoquen tantas elecciones como se convoquen, tiene a quién culpar y salir indemne.

Así que sólo veo plausibles una de estas dos opciones:

  1. Que tarde o temprano defenestren a Pedro Sánchez[3] y el PSOE se abstenga en alguna sesión de investidura de Mariano Rajoy. Entonces vendrán las Casandras de turno a gritar eso de “Ya lo sabía, ¿veis cómo han pactado?”, cuando en realidad habrán sido los cómplices necesarios del cumplimiento de la profecía. Porque vamos a ver, si lleváis nueve meses, nueve, avisando de que el PSOE va a pactar con el PP, ¿no os parece extraño que se haya retrasado tanto? No aceptaréis que os habéis equivocado, ¿verdad? No sé ni para qué lo pregunto…
  2. Que se repitan las elecciones hasta que el Partido Popular obtenga una mayoría suficiente, lo que tradicionalmente ocurre cuando aumenta la abstención. Si no son las terceras, pues será a las cuartas. Y entonces clamaremos contra el PSOE que no ha sabido evitarlo. ¡Bravo!

Sea como fuere, gracias a la intransigencia de unos y a la flojera de otros volveremos a tener Rajoy para rato. Y si se tercia, Cospedal en Castilla-la Mancha.

Voy a ir cogiendo sitio en la cola para apuntarme al PP, que al final me han dicho que hay cosas en sobres, o que sobran cosas, o alguna cosa. Porque puestos a avergonzarse, que haya motivo.


[1] Debería ser populista porque cumple la definición, pero si nadie protesta, ¿quién soy yo para oponerme?

[2] Vale, no lo escriben así, pero son tan sajones en su liberalismo que me ha apetecido.

[3] Me tiene admirado este hombre, con todas las puñaladas que lleva por delante y el fuego amigo que recibe por detrás, y todavía no ha caído.

Anuncios

3 comentarios en “Los números dan… para más gobiernos del Partido Popular

  1. Ostras. Es que está la cosa complicada.

    ¿Cuál es el óptimo para una formación de gobierno de progreso?

    – PP + PSOE
    – PP + PSOE + C’s
    – PP + C’s (no salió por abstención)
    – PSOE + C’s
    – PSOE + UP + C’s + Nacionalistas/Independentistas
    – PSOE + UP + C’s
    – PSOE + UP
    – PSOE + UP + Nacionalistas/Independentistas

    Y algunas combinaciones más que me dejo. En esas combinaciones cuento con la abstención/voto en contra que permita formar un gobierno en minoría.

    Es decir, está difícil. ¿Cuál es el óptimo que maximiza la utilidad de la mayoría de los votantes (entendiendo la utilidad como “ganas” de que el partido a que se votó gobierne)? ¿Es aceptable que gobierne el PP en minoría y que los cambios se aprueben vía oposición?

    Pues no lo sé. Mientras el PP tenga poder sobre los aparatos del Estado creo que no cambiará nada y eso creo que no es bueno -excepto para una oligarquía demasiado opaca.

    ¿Entonces qué?

    Por otro lado, respecto a los acontecimientos ocurridos en CLM, quizá en clave nacional se puede entender como un respaldo a Pedro Sánchez. Entendiendo que el presidente de CLM se ha mostrado contrario a las líneas seguidas por la ejecutiva nacional, quizá podría entenderse así. O quizá es solo un error estratégico en un mal momento -cosa que no creo posible.

    No sé. ¿Hacia dónde vamos y hacia dónde queremos ir? Como siempre, esta pregunta que quizá nos ayuda a entender mejor la realidad para poder cambiarla a mejor.

    Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    • Amigo Roberto, yo creo que la cosa es mucho más sencilla:
      Si hablamos de progreso, creo que podemos descartar las combinaciones que incluyan al PP, y nos quedan:
      – PSOE + C’s
      – PSOE + UP + C’s + Nacionalistas/Independentistas
      – PSOE + UP + C’s
      – PSOE + UP
      – PSOE + UP + Nacionalistas/Independentistas
      Ahora descartemos las que ya han fracasado, y aún siguen en liza:
      – PSOE + UP + C’s + Nacionalistas/Independentistas
      – PSOE + UP
      – PSOE + UP + Nacionalistas/Independentistas
      Creo que podemos eliminar también las opciones que ya han sido declaradas por activa y por pasiva incompatibles, y ya sólo quedan dos:
      – PSOE + UP
      – PSOE + UP + Nacionalistas/Independentistas
      Nos quedan las improbables, de las cuales una es más improbable que la otra así que eliminamos la opción en la que el PSOE queda a merced de independentistas… y de sus barones. Ya sólo queda una:
      – PSOE + UP
      Para que esta combinación sea viable, es necesario que C’s se abstenga, pero C’s ha anunciado (aún tomando su palabra en lo que vale) que no apoyará un gobierno en el que esté UP. Sólo nos queda pues una alternativa:
      + PSOE (gobernando en solitario) + UP (votando a favor sin entrar en el gobierno) – PP (no es no) +- la abstención de todos los demás, incluido C’s.

      Ahora bien, visto lo visto en Castilla-la Mancha y Extremadura esa sería una legislatura muy corta.

      Así que contestando a tus preguntas, yo creo que vamos decididos a convertirnos en el estado sumergente más grande de Europa. ¿Hacia dónde queremos ir? La mitad de los españoles hacia el futuro, y la otra mitad hacia el pasado. O sea, viajar en el tiempo, pero en direcciones contrarias simultáneamente.
      Como me temo que eso de la ubicuidad cuántica no casa mucho con la política, me pido Portugal.

      Le gusta a 1 persona

      • Pues una sencillez bastante compleja. A ver qué pasa.

        Quizá con la guerra contra el sector más conservador del PSOE se puede conseguir el escenario alternativo contando con nacionalistas/independentistas.

        Lo bueno es que ha salido que DE Cospedal sería capaz de apoyar al PSOE para que mantenga el gobierno. Como siempre, salvando patrias.

        Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.