Minientrada

¿Qué le pasa al PSOE?

Al PSOE le ocurre lo que tenía que ocurrir tarde o temprano por varios motivos, de los que hablo en este artículo: una estructura dual repleta de tensiones, la falta de adaptación a los cambios sociales, un liderazgo múltiple,… 

Y sin embargo el PSOE es ahora más importante que nunca. El riesgo de su irrelevancia es una radicalización total y absoluta, la pérdida del puente entre la utopía y el fundamentalismo capitalista. Y aún peor, con el liberalismo actuando como árbitro (muy) parcial.

Sólo pretendo explicar las razones. No entraré en nombres, ni en la estrategia que ha llevado a esta situación, ahí cada cual tendrá sus preferencias, así que dejo mi opinión personal para el final. De entrada me ceñiré a las razones para una batalla, que ocurrió en el peor momento posible, y finalizó con la derrota de todos aquellos que creemos que una sociedad más justa es, no sólo posible, incluso debería ser probable.

Una miaja de teoría, la imprescindible.

El antropólogo político Lewellen (1983) clasificó los equipos políticos en varios tipos. A nuestros efectos tengamos en cuenta los equipos compactos, formados tras años de ejercicio del poder, cuyo liderazgo puede ser de dos tipos:

Los transaccionales, basados en la capacidad del líder de otorgar o negar privilegios y beneficios personales. El ejemplo perfecto sería el del Partido Popular, donde Mariano Rajoy tiene la llave y decide personalmente quién gana y quién pierde. Pero también aplicaría a algunos gobiernos socialistas que han perdurado en el tiempo como el de Andalucía[1]. La fuerza del partido en estos casos se basa en una red de alianzas cimentadas en el clientelismo y la normalización corporativista de la corrupción.

gatos_-ratones-promesas-politicas-miting

El liderazgo burocrático, cuando la autoridad es conferida por la ocupación de un determinado cargo que lleva aparejadas dosis de poder. Este modelo es el que se puede apreciar en el aparato federal del PSOE, aparejado a una compleja estructura organizativa que trata de equilibrar las diferentes estructuras de poder, pero que durante décadas se ha limitado a dejar hacer y mirar para otro lado.

El liderazgo moral, consistente en el seguimiento del líder por motivos ajenos al beneficio propio y a la jerarquía autoritaria. Suele estar fundamentado en la autoridad personal del líder, su carisma, y la identificación ideológica con sus seguidores.

Las diferentes métodos para elegir a las estructuras del partido – listas cerradas confeccionadas de forma opaca por el aparato para regionales y locales, secretario general elegido por la militancia en primarias abiertas – ha llevado a que en un momento dado hayan convivido en el PSOE los tres modelos simultáneamente. Esta coexistencia no podía sino crear otra línea de falla por la que tarde o temprano iban a explotar las costuras. Pero ni de lejos es el único problema, seguid leyendo que hay más.

Un repaso a la historia.

Se ha hablado mucho estos días de que una crisis sin precedentes, y no es cierto. No pretendo ser exhaustivo porque aparecen en las hemerotecas, pero por citar algunas trifulcas:

pablo_iglesias_3

1918. Sentados Francisco Largo Caballero, Pablo Iglesias y Julián Besteiro. De pie Andrés Saborit, Daniel Anguiano e Indalecio Prieto.

 

Ya en 1872 el propio Pablo Iglesias (el fallecido, no el vivo de la coleta) fue expulsado del embrión de partido – que se fundaría oficialmente en 1879 – por el contenido de un artículo periodístico. Hubo otros debates enconados por la colaboración con la dictadura de Primo de Rivera, por la coalición con los Republicanos, de nuevo por la pertenencia a una u otra internacional socialista,… Todo ello en momentos mucho peores de la historia de España, y siempre saldadas con expulsiones y escisiones.

Durante la época del exilio llegaron a coexistir dos partidos socialistas compitiendo por ser los herederos de Pablo Iglesias (el mismo de antes), dualidad que se rompe con otro golpe al aparato en 1979, esta vez de Felipe González en el XXVII congreso. Se salda con el abandono oficial del marxismo y el reforzamiento del aparato partidista.

felipe-y-alfonso-1

Tampoco el mandato de Felipe González, pese al éxito electoral de la época, se cerró sin sobresaltos. Ahí están la crisis de la OTAN con la formación de partidos socialistas marginales que posteriormente acabarían integrándose en Izquierda Unida, o la provocada por la huelga general de 1988 con el distanciamiento de UGT y PSOE.

Incluso tras el abandono de Felipe González, recuérdese las malas artes del aparato presidido por González y Guerra para hacer prevalecer a su candidato Joaquín Almunia en las primarias frente a Josep Borrell, que acabó renunciando con el resultado conocido de la aparición de Aznar en escena.

almunia-borrell

A nivel regional, se han producido otras crisis graves que no han tenido la misma trascendencia, pero que en su ámbito revistieron formatos parecidos. Por ejemplo el aparato del PSC liderado por Serra tratando de impedir que Pasqual Maragall fuese el candidato, y éste último amenazando con crear un partido propio. También habría que mencionar crisis profundas en el PSE-EE, en las que no entro por no alargar el punto en exceso.

¿Qué tienen en común todas estas crisis? Pues que se enfrentaron el aparato del partido, forzosamente conservador y necesitado de poder con el que pagar sus deudas clientelares, y los ideólogos morales y más o menos utópicos que querían dar valor a las letras O y S por encima de las P y E. Como ya se ha dicho, todo ello arbitrado por una estructura burocrática tan compleja que deviene en fragilidad manifiesta. (¿Veis como la miaja de teoría hacía falta?).

El entorno global.

El entorno social ha cambiado con la globalización y la palanca tecnológica, sin que la socialdemocracia haya sabido encontrar su nuevo lugar. En cada país podemos encontrar causas propias y particulares, pero no por ello es menos cierto que la corriente de fondo existe y es global.

1475249800_197281_1475250322_noticia_normal_recorte1

El detonante.

Es por tanto injusto achacar estas caídas a la ejecutiva recién dimitida/cesada/derrocada (elije lo que corresponda) porque de hecho, el “no es no” había conseguido frenar la pérdida desbocada de votos e incluso se insinuaba una pequeña remontada.

ctekjbovyaqecua

Por otra parte, el fracaso inducido por errores tácticos del PSOE e intereses conocidos de su nueva competencia ha facilitado la crisis. Recordad que a las estructuras transaccionales regionales y locales les interesa sobre manera un poder fuerte y estable en Madrid que no les moleste de lo suyo. Lo último que quisieran es la moral fundada por el 15M – transparencia, democracia interna, rendición de cuentas, participación real etc. – presionando sobre los órganos federales de gobierno del PSOE.

No es por tanto casualidad que la bomba haya explotado justo cuando la Ejecutiva depuesta/cesada/destituida/dimitida ha insinuado que intentaría llegar a un acuerdo con Unidos Podemos, agravada por el movimiento táctico de Podemos al dejar caer gobiernos locales. Entiendo que a muchos militantes del PSOE que se han sentido insultados y humillados a lo largo de los primeros meses de este año esta idea les resulte inaceptable, pero indudablemente la solución no era abrir un boquete en el barco para hundirlo antes que caer en las manos de los morado-roji-verdes. Y eso han hecho los dirigentes (pre)históricos.

¿Sobra el obsoleto PSOE?

Está efectivamente obsoleto, pero no sobra. La necesidad de un partido capaz de navegar los cambios de la Sociedad Red sin enfrentarse a ella es precisamente una de las razones por las que es imprescindible un partido socialdemócrata fuerte, capaz de saber adaptarse a los cambios sociales, tecnológicos y productivos. Pero hay otras razones más de estar por casa (la común, claro). Echad por ejemplo un vistazo a este gráfico, en el que he representado en el eje horizontal dónde sitúan los electores a cada partido en un eje izquierda-derecha, y en el eje vertical el número de votos obtenidos el 26J. Los datos proceden del barómetro de julio 2016 del CIS y de la web del Ministerio del Interior.

i-d-partidos-politicos-simplificado

Supongamos que el PSOE cayese al nivel residual de los partidos nacionalistas y sus votos se repartiesen entre Unidos Podemos, Ciudadanos y la abstención. Se abre un abismo ideológico entre Ciudadanos, situado en el 6,39 (centro-derecha) y Unidos Podemos valorado en 2,19 (extrema izquierda parlamentaria)

Si quitamos al PSOE de la tabla – o lo PASOKizamos, que vendría a ser lo mismo – es obvio que el parlamento español se radicalizará, conduciendo a situaciones de enfrentamiento. En cualquier caso, lo que queda claro es que en general la afirmación de que PP y PSOE son la misma cosa no es cierta, excepto si lo vemos desde el extremo izquierdo donde la perspectiva confunde los unos con los otros.

Es probable que para los votantes de Unidos Podemos esta radicalización, con el consabido sorpasso incluido, sea una solución. Yo no lo creo. Quienquiera que gobierne debe ser capaz de hacerlo para una mayoría social bajo amenaza de inestabilidad en mayor (no lo quieran los dioses, ya ocurrió ochenta años atrás) o menor medida, que es justo la situación contraria a la que se necesita para adaptar España a los muchos cambios que se le vienen encima.

Porque mientras tanto el mercado laboral se dirige a un estadio sin retorno en el que la precariedad ha destrozado la identidad de clase obrera, se han proletarizado las clases sociales, los ascensores sociales como el nivel de estudios ya no indican nada, y la desigualdad ha alcanzado niveles superiores al del crack de 1929. La gente mira alrededor en busca de apoyo sin encontrarlo, así que acaba refugiándose en mensajes simplistas de enfrentamiento al cambio  – los movimientos anticapitalistas, por ejemplo – o aún mejor, de negación del cambio – pongamos que hablo del Partido Popular, grandes expertos en negarlo todo. En fin, ya he hablado mucho de la Sociedad Red en el blog, no voy a insistir en ello.

¿Otra vez el PP campeón de España?

Con el golpe de salón promovido por los rebeldes a la Ejecutiva, la abstención a la investidura de Mariano Rajoy es inevitable, pero se ha producido un cambio importante en la posición negociadora: si le quedaba alguna duda al Partido Popular sobre el beneficio de esperar a terceras elecciones, se ha desvanecido. Lo que cabe esperar ahora es que sea el mismo Mariano Rajoy el que ponga sus condiciones para presentar de nuevo su candidatura ante la más que previsible PASOKización del PSOE en unas terceras elecciones. Y esto es muy grave, no sólo va a gobernar, sino que además podrá permitirse el lujo de imponer condiciones en lugar de tener que aceptarla. No soy el único que se imagina a Rajoy exigiendo la aprobación de presupuestos y un apoyo estable como condición para evitar las terceras elecciones de la PASOKización.

Como decía recientemente Ignacio Escolar, a corto plazo no ha ganado nadie del PSOE. Al contrario, lo único que cabe esperar es que Rajoy no sea demasiado cruel. Lo ha dicho también Solana: “Cuando se tome conciencia del destrozo, todos preferirán 85 diputados”

¿Y ahora, qué?

1404119074_917448_1404140718_noticia_normal

Pero eso es el corto plazo, a largo plazo depende de lo que ocurra en el seno del PSOE:

Sustituyamos la estructura clientelar de rigidez paleontológica, imprescindible para la supervivencia de seres de otra época – perfectamente prescindibles por otra parte – por visiones más cercanas al 15M: democracia interna y transparencia.

Es necesario buscar la sincronía con los tiempos y las necesidades de los electores tradicionales y militantes independientes, hay que acabar con las elecciones por listas cerradas y opacas en los ámbitos regionales y locales.

Hay que conseguir también sincronía ideológica, porque no es posible avanzar en los temas de derechos civiles y laborales propios del siglo XXI con políticas neoliberales del siglo XX, aplicadas por economistas trasnochados pseudo-keynesianos. Quedan otros muchos caminos por explorar.

Es necesario sobre todo que quienes abandonaron el partido o se resignaron a su marginalidad vuelvan al escenario e interpreten una nueva obra. Es momento de actuaciones arriesgadas, no de renuncias.

Cualquier otra opción conduce a la marginalidad en lo político, y a la sumergencia en lo económico. Mi petición a todas aquellas personas que han roto o perdido su carnet de militancia: recomponedlo, pegadlo con celo, haced lo que os plazca menos abandonar el barco cuando más falta hacéis.

Yo, por lo pronto, me he afiliado a un partido que no creía regenerable precisamente porque es ahora cuando tenemos la oportunidad de construirlo a imagen y semejanza de su militancia.

Sin hooliganismos, con cabeza fría y estrategia firme.


Trabajos citados

Colomé, J., & Llaneras, K. (1 de octubre de 2016). La caída del PSOE es la peor en Europa tras el Pasok. Obtenido de elpais.es: http://politica.elpais.com/politica/2016/09/30/actualidad/1475249800_197281.html

Lewellen, T. .. (1983). Introducción a la Antropología Política. Barcelona: Edicions Bellaterra.

Sánchez, R. (29 de septiembre de 2016). La caída espectacular de apoyos al PSOE no empezó con Pedro Sánchez. Obtenido de eldiario.es: http://www.eldiario.es/politica/GRAFICOS-electoral-PSOE-Pedro-Sanchez_0_564143910.html

Wikipedia. (s.f.). Historia del Partido Socialista Obrero Español. Obtenido de https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_del_Partido_Socialista_Obrero_Espa%C3%B1ol


[1] Recomiendo a quien quisiera saber más sobre la transición en Andalucía la lectura de “Todo lo que era sólido”, de Antonio Muñoz Molina.

Anuncios

5 comentarios en “¿Qué le pasa al PSOE?

  1. Hay algo que se me antoja difícil: “Sustituyamos la estructura clientelar”. ¿Por qué? Porque, para empezar, es parte de la financiación del partido. Ese empresario que ha hecho una “pequeña donación” que tiene un sobrino/a (más la pareja de este) que busca trabajo. O ese otro empresario que participa en el concurso de una obra, amigo de este alcalde, y que necesita ganar.

    Me gusta

    • Es una pregunta muy pertinente, Miguel. Cuando se establece un vínculo perverso – cacique favorece a cliente, que debe favor al cacique, que… – sólo hay dos formas de romperlo: regulando desde fuera mediante fiscalización (que ahora es inexistente o inoperante) y sanción (por ejemplo cambiando las multas actuales por inhabilitación de la propia organización), o que cambie la moral de grupo. Por desgracia la herramienta más potente – la moral de ciudadanos y militantes – es también la más complicada de cambiar porque somos víctimas de una identidad de grupo competitiva: que los nuestros ganen, y si pierden por culpa de la honradez de sus dirigentes nos los cargamos.

      En lo que a fiscalización y procedimiento sancionador respecta, si le echas un vistazo a la Ley Orgánica 8/2007 sobre financiación de partidos políticos el peso de la fiscalización (Título V) recae sobre el Tribunal de Cuentas – que ya sabemos cómo está – y los órganos de control externo de las CCAA, que el partido dominante se ha cargado allá donde ha gobernado con mayoría suficiente. Lo documenté en su día para el PP en Castilla-la Mancha, si lo consultas verás que fue una burla, aplaudida por la población.

      Por otra parte habría que proteger la acción honrada de denuncia mediante un protocolo de protección para que la conciencia ciudadana deje de ser una heroicidad, que ya tiene gónadas que así tenga que ser.

      En cuanto a los partidos políticos, hay algo que la militancia puede hacer y no ha hecho: ser crítica con la organización. Aquí es donde juegan en contra la moral y el espíritu de pertenencia al grupo, y a favor la corriente de los tiempos (para aquellos lugares que hayan entrado en el siglo XXI, claro).

      En resumen, que hacerlo es posible, pero es necesario que sea una voluntad colectiva de vergüenza propia. Mientras tanto seguiremos necesitando héroes, en eso te doy toda la razón, pero eso no significa que quienes sí somos conscientes del problema lo aceptemos como algo inevitable, porque quienes están girando en el tiovivo clientelar no pueden salir por sí mismos, por mucho que quisieran.

      Esa es una de las razones por las que yo he dado mi pasito, espero no ser el único cuervo ingenuo en el futuro PSOE (no es por la canción de Krahe, es que me he tatuado un cuervo).

      ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  2. Qué bajona:

    “Lo que cabe esperar ahora es que sea el mismo Mariano Rajoy el que ponga sus condiciones para presentar de nuevo su candidatura ante la más que previsible PASOKización del PSOE en unas terceras elecciones. Y esto es muy grave, no sólo va a gobernar, sino que además podrá permitirse el lujo de imponer condiciones en lugar de tener que aceptarla. No soy el único que se imagina a Rajoy exigiendo la aprobación de presupuestos y un apoyo estable como condición para evitar las terceras elecciones de la PASOKización.

    Como decía recientemente Ignacio Escolar, a corto plazo no ha ganado nadie del PSOE. Al contrario, lo único que cabe esperar es que Rajoy no sea demasiado cruel.”

    De su afiliación post mortem no voy a comentar nada.
    -Pero…
    Que no, no insistas.

    Me gusta

    • Hombre Salva, temía que fueses a hacer sangre. Agradezco tu auto-represión.

      Como se desprende del artículo creo sinceramente que el PSOE es un requisito necesario para no entrar en la larga edad oscura del PPceno Absolutiensis, con la perpetuación de Mariano Saurón en Mordor-sur-Manzanares. Así que en previsión de que se produzca la más que probable – y comprensible – fuga de militancia he querido sumar mi granito de arena.

      Por otra parte sabes que tengo debilidad por los procesos sociales, y éste merece la pena tanto en el sentido de análisis, como en la posibilidad de acción.

      Y total, como comenté en Twitter, ya tengo una edad en la que se asumen las tontás.

      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Reblogueó esto en Baladringy comentado:

    Y este es el otro artículo publicado en la web del cabezón. El yayo explica las razones por las que la batalla tenía que ser librada, y de este diagnóstico hace recomendaciones para enmienda. Veremos, que el abuelo tiene mucho de Casandra.
    Por otra parte todo esto me recuerda a una escena de los Caballeros de la Mesa Cuadrada, en la que todos se enfrentan a un líder que acaba desarmado por desmiembre. Así de fútil fue todo.

    Me gusta

Si quieres dejar un comentario, debes saber que aceptamos sintaxis Markdown (https://markdown.es/). Nota sin embargo que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostrables y/o indecorosas sobre nuestros inefables dirigentes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s