Minientrada

Un análisis superficial de intención de voto: tenemos PP para rato

Llevo varios días leyendo análisis electorales basados en el barómetro de octubre del CIS, y me he dicho et pourquoi pas moi aussi?[1] Las preguntas que me reconcomen son:

  • Asumiendo que Rajoy convocase elecciones en mayo de 2017, ¿Cuál era la tendencia de voto en octubre, cuando ya se sabía que el PSOE iba a consumar la abstención como LPNM[2]?
  • ¿Ha cambiado la percepción izquierda-derecha[3] del electorado en estos meses?
  • ¿Hasta qué punto lo ocurrido en este año les ha hecho daño a Unidos Podemos y al PSOE? Porque está claro que el PP es como las cucarachas, un superviviente a lo que sea que pase.
  • Las probabilidades de tener una mayoría de izquierdas, ¿son hoy mayores o menores que el 26J?

Así que he tirado de hoja de cálculo, y aquí están los resultados.

NOTA BENE: los datos han sido extraídos de los barómetros del CIS de julio y octubre en bruto, tal cual. Soy un pésimo cocinero. 

Asumiendo que Rajoy convocase elecciones en mayo de 2017, ¿Cuál era la tendencia de voto en octubre, cuando ya se sabía que el PSOE iba a consumar la abstención como LPNM?

El Partido Popular no tiene de qué preocuparse: entre julio y octubre aumentan un 1,0% sus expectativas de voto, y sus adláteres[5] de Ciudadanos en un 0,7%. Por el contrario PSOE pierde nada menos que un 1,7%, mientras que la amalgama IU-Podemos-En Marea-Compromís-En Comú podem crece un 1,3%, de los cuales sólo el 0,3% pertenece a Unidos podemos, el resto lo ganan las confluencias.

Es lo que intentaba explicar un tiempo atrás a un amigo, cuando en un balancín se rompe el eje (PSOE en este caso) cada plato se inclina hacia su lado y se acaba el juego. Recordemos cómo estaba la cosa en julio, e imaginad que la bolaca del PSOE se deshace por PASOKización. Menudo agujero negro queda.

resultados-electorales-id-julio-16

¿Ha cambiado la percepción  izquierda-derecha del electorado en estos meses?

Utilizando la percepción de izquierda-derecha del electorado, he sumado los porcentajes relativos a los partidos que aparecen en el 6 o más como derecha, y los que suman 4 o menos como izquierda (el 5 sólo lo tiene CC-PNC que no llega al 0,2% del electorado).

El resultado es que entre julio y octubre los votantes se han escorado ligeramente a la derecha, que pasa de disponer del 31,7% al 33,9%, mientras que los partidos de izquierda se mantienen perdiendo sólo un 0,5%.  Una de las razones es que la alianza con el PP ha empujado la percepción de Ciudadanos hacia la derecha (0,2) mientras que el PSOE se ve ahora como mucho menos izquierdoso (-1,7).

El Partido popular ni se inmuta, perfectamente instalado en su 8,4 y con nada menos que el 22,6% de sus propios votantes que le sitúan entre el 9 y el 10 de la escala (o sea, extrema-derecha pura y dura). No es de extrañar que sea tan inmune a la corrupción como lo ha sido el catolicismo a los recientes escándalos de pederastia, sin nombrar las muchas atrocidades históricas.

Esta es la visión de los partidos en octubre 2016, y nótese el tamaño de la superficie coincidente de PSOE y Ciudadanos:

id-partidos-o16

Hasta aquí los partidos, pero ¿y el electorado? Esta era la situación en julio de 2016 partiendo del recuerdo de voto en diciembre de 2015:

id-electores-j16

Nótese en este caso la extensión del Partido Popular, cuyos apoyos nacen en el valor 4 y se propagan hasta chocar con el 10 de forma abrupta. Parecería que hay electores de este partido a los que la extrema derecha se les queda corta.

En cuanto a las variaciones en octubre de 2016, curiosamente cambian de forma opuesta a la intención de voto, aunque moderadamente. A la izquierda (valores 1-3 del eje)  se suma un 2% más de electores hasta sumar el 26,8% del electorado, el centro (valores 4-6 del eje) prácticamente no varía y se mantiene en el 41,5%, y la derecha (valores 7 a 10 del eje) disminuye ligeramente. Una de las razones es que los encuestados situaban ideológicamente al PSOE en el centro-pero-ligeramente-a-la-izquierda y su pérdida queda compensada por la ganancia de Ciudadanos, al que sitúan en–el-centro-pero-ligeramente-a-la-derecha y la pérdida de uno acaba compensada por la ganancia del otro.

Como se puede ver, o la coherencia no abunda, o ciudadanos y PP tienen muchos votantes confusos de izquierda. Podría ser en el caso de Ciudadanos que se declara de-centro-progresista-pero-conservador-ma-non-troppo-que-luego-acabo-como-la-UPyD, es mucho más dudoso en el Partido Populista.

Huy, perdón, vaya despiste, Partido Popular. ¡Corrector traidor!

Hasta qué punto lo ocurrido en 2016 ha dañado a Unidos Podemos y al PSOE?

tabla-de-aceptacion-y-rechazo-j16-o16

Para responder a esta pregunta he comparado las intenciones de voto de antiguos votantes en julio y octubre de este año. Es decir, cuántas personas que votaron al PSOE están dispuestas a repetir, y lo mismo para Podemos.

En julio sólo el 3,7% de ex-votantes socialistas juraban que nunca más, pero en octubre se habían casi triplicados hasta alcanzar el 10,6%. En cuanto a los que aseguraban estar dispuestos a repetir con total seguridad, han caído del 76,4% al 57,3%. Lo que sospecho que se ha convertido en un nuevo suelo para el PSOE. Bravo por sus estrategas, que conseguirán que el próximo Secretario  (o Secretaria) General (o Generala) del PSOE sea votado (o votada) sólo por sí mismo (o misma) y por algún hooligan que pase por allí ese día.

Algo mejor (o menos malo) le va a Unidos Podemos, que sólo ha duplicado su auto-rechazo del 6,7% de exvotantes que juran que nunca más al 13,0% (y que aun así es un 3% más que el rechazo de los ex-votantes del PSOE a su propio partido). En cuanto al voto fiel hasta la derrota final, para Unidos Podemos decrece del 74,8% al 63,6%. Es una pérdida, pero no la hecatombe del PSOE. Algo es algo, y el que no se consuela es porque no quiere.

Las probabilidades de tener una mayoría de izquierdas, ¿son hoy mayores o menores que el 26J?

Me reiría si no me doliese tanto. El rechazo del votante medio del PSOE a Unidos Podemos ha descendido del 81,3% a sólo el 60%, que sigue siendo un montón.

En cambio el votante de Unidos Podemos rechaza aún más al PSOE, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta que cuando se hizo la encuesta ya olía a azufre en la bancada del PSOE, y Rajoy empezaba a resplandecer como el Presidente de Gobierno in saecula saeculorum  que siempre ha querido ser. En julio algo más de la mitad de los electores de Podemos rechazaban al PSOE, el 56,3%, por el 62,2% que les rechaza en octubre.


En resumen, que se lo miren bien unos y otros porque las posibilidades de que me crezca un tupé son mayores que las de derrotar a la alianza maligna de Saurón Rajoy y Saruman Rivera con una alianza de izquierdas.

Que no nos pase nada.

firma-vjne


[1] Sí, a veces me hablo en francés a moi-même.  Cosas de haber sido emigrante de crío.

[2] Puede entenderse como La Puntita Nada Más, o si lo veis demasiado irreverente traducidlo por La Pequeñísima Negación Mariana, por ejemplo.

[3] Siempre en el sentido que les otorga el CIS: 1 es extrema izquierda, 10 extrema derecha.

[4] Los datos han sido tomados de la relación de VOTO+SIMPATÍA

[5] Segunda acepción de la RAE: Despectivo. Persona subordinada a otra de la que parece inseparable. Lo que en la Mancha llamamos ser uña y roña.

Anuncios

Si quieres dejar un comentario, debes saber que aceptamos sintaxis Markdown (https://markdown.es/). Nota sin embargo que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostrables y/o indecorosas sobre nuestros inefables dirigentes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s