Y Gaia dijo ¡no puedorrrr!

Nuestra civilización occidental se basa en una economía que necesita de dos factores para su supervivencia: el crecimiento continuado y el consumo en grandes cantidades de energía barata. Puesto que vivimos en un planeta infinito, con ilimitados recursos energéticos y alimenticios que permiten a la población seguir creciendo indefinidamente, ¿qué puede salir mal?

Se ruega al estimado público un momento de reflexión: ¿no hay nada que les choque en el párrafo anterior? No les preguntaba a ustedes, señores dirigentes mundiales, me dirigía a sus dirigidos por activa o pasiva, en quienes tengo puesta algo más de esperanza. ¿No hay algo que les rechine? Les doy una pista: planeta infinito y recursos energéticos y alimenticios ilimitados… Veo que tengo en la sala especímenes de la especie homo ultra negationis, ustedes ya saben cuanto pueden llegar a saber, gracias por haber venido. Ahora mismo les acompañarán amablemente a la salida. El ecologista que afirma que las energías renovables sí son ilimitadas, que se ponga cara a la pared hasta que le avise.

A este respecto, viene a cuento recordar algo de las ciencias naturales que se enseñaba incluso en la EGB, según creo: el ciclo del carbono. No voy a entrar en detalle porque la cosa de la fotosíntesis es ampliamente conocida: las plantas, en presencia de luz, son capaces de absorber dióxido de carbono (CO2) y liberar oxígeno (O2), en ausencia de luz ocurre justo lo contrario, pero el balance es positivo para el oxígeno. Es decir, producen más oxígeno del que consumen, y consumen más dióxido de carbono del que producen. No dan WiFi, pero son un chollo porque han vuelto habitable el planeta generando gases imprescindibles para la vida, eliminando otros nocivos, contribuyendo a mantener el ciclo del agua y el clima, … Pero los humanos, para demostrar su inteligencia y capacidad, han decidido cargarse la biosfera (plantas, animales y el entorno en el que habitan, para los de letras), no fueran a tomarlos por animales.

Bien, ahora ya estamos situados. ¿Hasta qué punto es necesario el consumo de energía para mejorar el bienestar humano? Con el actual modelo de desarrollo adicto a la energía, es imprescindible. Basta con comparar los valores de desarrollo humano (HDI[1]) y energético (IDE[2]) para observar la fuerte relación entre ambos:

Asociación entre el consumo de energía y el IDH

Asociación entre el consumo de energía y el Índice de Desarrollo Humano
Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano, página 136

Del crecimiento económico ya hablaremos, pero ¿cómo llevamos eso del consumo de energía? Pues como cabía esperar: el consumo energético se ha incrementado sin freno desde 1960 (y eso teniendo en cuenta la crisis del petróleo de 1973, que supuso una estabilización de la producción).

Distribución del consumo mundial energético per cápita detallado por fuentes de energía. Fuente: The Energy Collective

Distribución del consumo mundial energético per cápita detallado por fuentes de energía. Fuente: The Energy Collective

Por si quedaban dudas:

Crecimeinto humano y consumo de petróleo. Fuente: Chris Martenson

Crecimeinto humano y consumo de petróleo. Fuente: Chris Martenson

Y como no podía ser de otra manera, ha crecido en paralelo el dióxido de carbono producido, que en 2015 superó de forma generalizada y para mucho tiempo, las 400 partes por millón.

Histórico de emisiones de CO2 de EEUU, China y Europa Occidental. Fuente: Consumer Energy Report

Histórico de emisiones de CO2 de EEUU, China y Europa Occidental. Fuente: Consumer Energy Report

El mayor problema con el dióxido de carbono es que puede permanecer durante milenios (no, no me he equivocado, hablamos de un buen puñado de siglos) en la atmósfera, o diluido en el agua de los océanos.

Pero hay otros culpables en esta historia. Uno de ellos es el óxido nitroso, que sin duda tendrá un efecto importante a largo plazo, incluso unas 300 veces superior al dióxido de carbono actualmente, pero todavía no es un problema grave… hoy. Pero el gas de efecto invernadero que más impacto está teniendo ahora mismo en el cambio climático después del CO2 es – tachán, tachán, …. – ¡el metano! Ese gas que emitimos los mamíferos por nuestros orificios de salida (igual es por eso que lo conocemos como gas natural), y que no se tuvo demasiado en cuenta en la cumbre de París.

Emisión de gases de efecto invernadero, detallado por grupos de gases 1970-2010. Fuente: IPCC

Emisión de gases de efecto invernadero, detallado por grupos de gases 1970-2010. Fuente: IPCC

Este cabroncete no permanece tanto tiempo en la atmósfera, sólo unos diez años, pero mientras lo hace tiene una capacidad de absorción del calor 28 veces superior al del dióxido de carbono. De momento andamos por las 1.834 partes por cada mil millones (ppmm), pero si alcanzase de forma sostenida las 1.900 ppmm podrían anular todo el efecto de reducción de emisiones de CO2. Poca broma porque entre 2015 y 2016 multiplicamos por 20 el incremento anual de metano liberado a la atmósfera.

Pero que no cunda el pánico, que la generación sea causada por el hombre en un 60,8% no significa que salga en su totalidad de nuestros culos. Ni siquiera en una proporción significativa, así que pueden seguir comiendo fabada.

¿De dónde salen pues esos cuescos gigantinos? Más de la mitad de actividades humanas: aproximadamente un tercio sale de la ganadería – o sea, eructos y pedos de los aproximadamente 2.500 millones de cabezas (y culos) de ganado – y del arroz del que se alimenta buena parte de la humanidad. Otro tanto sale del tratamiento de basuras y aguas residuales, y el tercio restante de la producción de combustibles fósiles[3]. El resumen es que se emiten por término medio unas 558 toneladas anuales a la atmósfera, una cantidad muy superior a la que es posible retirar mediante el ciclo natural.

Histórico de la presencia de gas Metano en la atmósfera. Fuente: IPCC

Histórico de la presencia de gas Metano en la atmósfera. Fuente: IPCC

Alguno de ustedes podría preguntar cuál es el problema ahora, puesto que la humanidad ha recurrido al consumo energético desde siempre. Bueno, hay varios problemas de magnitud, y todos tienen un origen reciente en términos históricos. Veamos:

  1. La pérdida por deforestación de la capacidad de la naturaleza de mantener el equilibrio tan necesario para la habitabilidad del planeta.
  2. La elevada cantidad de gases de efecto invernadero y otros tóxicos que libera el uso de combustibles fósiles.
  3. El extraordinariamente rápido crecimiento de la población humana desde la Primera Revolución Industrial, que a su vez conlleva un mayor gasto energético en satisfacer sus necesidades básicas.

La combinación de estos tres factores ha llevado a una situación en la que ya no es posible para la biosfera absorber la generación de gases procedentes del consumo energético humano, incurriendo en un fuerte déficit.

Es dudoso que moderar las emisiones de COen torno al 30% para 2030 (la UE propone un 40%) sirva de mucho si la apuesta no es unánime. Porque aun así estaríamos hablando de seguir en déficit con una humanidad creciente hasta más allá de 2080. Y eso sólo para el CO2, porque a ver cómo reducimos la generación de CH4 que procede de la alimentación. ¿Vacas sin culo, quizás? Bueno, tranquilos que ya se anuncia un Almax para rumiantes, que todo tiene solución cuando hay negocio al final.

¿Cuantos planetas Tierra se necesitan para dar soporte vital a la humanidad? Escenarios: - BaU (seguir como estamos sin cambiar las tendencias): déficit desde 28 junio en 2030 - Reducción de las emisiones de carbono un 30%: déficit desde 16 septiembre en 2030 Fuente: Global Footprint Network

¿Cuantos planetas Tierra se necesitan para dar soporte vital a la humanidad? Escenarios: – BaU (seguir como estamos sin cambiar las tendencias): déficit desde 28 junio en 2030 – Reducción de las emisiones de carbono un 30%: déficit desde 16 septiembre en 2030 Fuente: Global Footprint Network

Mientras tanto en 2016 el punto de déficit ecológico – el momento en que hemos generado una huella ecológica equivalente a la que la Tierra puede asimilar en un año – se alcanzó el 8 de agosto[4]: un 39,7% de déficit, sin que el FMI o el Bundesbank hayan chistado lo más mínimo.

Este viene a ser gráficamente el resultado a día de hoy:

Visión global del exceso de consumo de recursos y número de planetas requeridos para su sostenibilidad.

Visión global del exceso de consumo de recursos y número de planetas requeridos para su sostenibilidad.

Ya sólo podemos estar sobre la Tierra de puntillas y haciendo equilibrios. Y no es por desanimar, pero en los EEUU se están retirando de la solución y saltando al problema con un gobierno electo negacionista.

Hasta aquí todo parece muy teórico, pero el déficit ecológico hace pensar que las próximas guerras se justificarán, en buena parte, por la rentabilidad derivada de la conquista de recursos ecológicos y alimentarios. Por si alguien duda de ello, dos apuntes: las guerras del agua ya han empezado, y la industria militar se frota las manos por ello. Ya se sabe: si ellos están contentos, démonos por muertos, porque nos esperan migraciones humanas ante las cuales las actuales nos parecerán una broma.

Y ahora la pregunta obligada, ¿estamos ante un Gran Filtro? Parece que lo sea de nuevo para la civilización actual, pero no necesariamente para una hipotética población humana mucho más reducida que utilizase tecnologías más limpias.

Y todavía no hemos hablado del caloret, que queda para la próxima oportunidad.

Saludos,

firma-vjne


[1] El Índice de Desarrollo Humano (HDI en inglés), es un indicador estadístico desarrollado por las Naciones Unidas. Está compuesto por tres parámetros: la esperanza de vida al nacer, la tasa de alfabetización de adultos y el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita. Para situarnos, el valor más alto en 2014 correspondió a Noruega – 0,944 – y al más bajo a Nigeria – 0,337.

[2] A su vez, el Índice de Desarrollo Energético (EDI por sus siglas en inglés) es un indicador multidimensional desarrollado por la Agencia Internacional de la Energía para medir el desarrollo de los países en su acercamiento a servicios energéticos limpios, fiables y eficientes.

[3] Los datos sobre el metano proceden del artículo El metano amenaza la lucha contra el cambio climático: http://elpais.com/elpais/2016/12/12/ciencia/1481498541_509349.html

[4] Fuente http://www.wwf.es/?40460/La-humanidad-entra-hoy-en-dficit-ecolgico

Anuncios

3 comentarios en “Y Gaia dijo ¡no puedorrrr!

Si quieres dejar un comentario, debes saber que aceptamos sintaxis Markdown (https://markdown.es/). Nota sin embargo que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostrables y/o indecorosas sobre nuestros inefables dirigentes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s