La protección por desempleo: un derecho… por ahora

El 15 de agosto dejó de prorrogarse automáticamente el Programa de Recualificación Profesional (Programa PREPARA para los amigos) por haber descendido la tasa de desempleo del 18%.  He leído muchas informaciones erróneas al respecto, y parecería que se han dejado de proteger grandes colectivos. En realidad, ha desaparecido el chocolate del loro, que ni siquiera era formalmente tal. Y digo que era una nimiedad porque dentro del mar de parches que constituyen esta área de bienestar (es un decir), el PRP no es más que un parche menor, una chapuza legislativa de principio a fin.

Para situaros en contexto, voy a tratar de vencer mi renuencia a escribir sobre un tema en el que, desgraciadamente, soy un experto: la cobertura por desempleo.

Supongo que todo el mundo recuerda aquella afirmación del Partido Popular en su campaña de 2011, asegurando que no tocarían las pensiones ni la cobertura del desempleo. Las pensiones darían para mucho, pero por ahora limitémonos al desempleo.

Si alguien tiene tiempo y ganas, puede leer la justificación del RDL 20/2012, de 13 de julio. Efectivamente no las tocaron, fue un zarpazo.

Pero es mejor entenderlo con un relato no tan ficticio. Supongamos que es usted una de las personas que ha trabajado toda su vida en el mismo sitio, pero en 2008 su empresa decide reducir plantilla.

Primero cobrará la prestación por desempleo, el 70% de su base reguladora (esa cantidad que aparece en la parte inferior de la nómina, al lado del concepto desempleo, AT y EP) durante seis meses, y el 60% hasta un máximo de dos años. Durante este tiempo, el estado se comporta como una empresa y aporta las cotizaciones sociales según la base reguladora. Es decir, que a efectos de futuras pensiones, maternidad, enfermedad, etc. es como si siguiera trabajando.

Supongamos que finaliza el cobro de la prestación por desempleo y, debido a su edad, no consigue encontrar trabajo. Como estamos en 2010 cobrará inmediatamente un subsidio especial por 426€, al finalizar el cual, y tras un período de espera de un mes, se evaluarán otros posibles subsidios.

Por ejemplo, si tiene más de 52 años, pasará a cobrar un subsidio de la misma cuantía hasta la fecha de jubilación obligatoria a los 65 años, haciéndose cargo el estado de las cotizaciones mínimas para su jubilación. Es un derecho reconocido a título personal, independiente de los ingresos familiares.

Si tiene menos de 52 años, puede cobrar otros tipos de subsidios familiares (ojo con las rentas del resto de la familia, porque pueden impedirlo), pero nunca por un importe inferior a los 426€ mensuales (ni superior tampoco, todo sea dicho).

Si por lo que fuera no tiene derecho al subsidio, hablaríamos de los programas especiales, que describiré en otra ocasión.

Supongamos ahora que el despido se produce después del 13 de julio de 2012. Prepárese, porque algunas cosas van a cambiar.

De entrada la cosa parece igual, pero no. A partir del sexto mes ahora la prestación no baja un 10%, sino el 20% de la base reguladora. Según parece, cobrar el 60% no era suficiente estímulo para buscar empleo donde no lo hay. Eso sí, debido a los topes en las cuantías de la prestación, esta variación seguirá sin afectar a quienes cotizasen por encima de los 2.795,66€ mensuales (con dos hijos) o 2.174,40€ sin hijos a cargo. Esto ya era así, pero dolía un 10% menos.

Cuando se acabe, si tiene más de 45 años, olvídese del subsidio especial porque ha desaparecido. Pero como tiene usted 52 años tendrá derecho a un subsidio hasta la edad de jubilación… Pues no, porque ahora se han producido algunos cambios:

  • La edad mínima es de 55 años, y no 52.
  • Dura hasta la edad de jubilación anticipada – que ahora es a los 61 – y depende de si su familia tiene algún otro ingreso.

Es decir, empezamos a pagarle más tarde – si es que mantiene el derecho, que está la cosa por ver -, le pagaremos menos tiempo, y además se jubilará con una pensión mucho menor.

Además, supongo que recuerda que dije que la cuantía del subsidio sería siempre de 426€ mensuales. Pues ya no, porque se paga en función del último contrato aportado. Si es usted tan inempleable que sólo ha conseguido un contrato al 50%, pues le pagaremos 213€, y así sucesivamente. Ya no importa si toda su vida trabajó ocho horas diarias, sólo le tendremos en cuenta el último contrato, que somos mucho de simplificar.

Y no se suba a la parra, que desde 2014 estamos pensando seriamente en cómo quitarle el derecho al desempleo.

FAES pide suprimir el salario mínimo y que la prestación por desempleo deje de ser un derecho

Ya está bien de que vivan usted y su familia a lo grande sin dar golpe, con esos fastuosos 430,78€ (o parte proporcional) que le pagaremos desde julio del 2017.

Pero para que no diga, si ha trabajado menos de un año, mínimo para cobrar la prestación, y tiene familia a su cargo, le pagaremos 3 meses si ha cotizado ese período, o 4, o 5, o… 21 meses si ha cotizado al menos 6 en régimen general. ¿Por qué pasamos de 5 a 21 meses? Dicen las malas lenguas que las plantas que decoran la sala dónde se celebran los consejos de ministros no son ficus, sino hierba de la risa. Yo no lo creo, debe existir alguna razón mutante, pero ignoro cuál.

Eso sí, el importe dependerá de su último contrato, y si ha sido al 5% porque sólo trabaja media hora diaria, pues le pagaremos 51,49€ al mes. Haberse esforzado más.

Ya le oigo pedir, que los pobres son ustedes muy de pedir, “Es que yo tengo cinco hijos”. Eso no es responsabilidad nuestra, usted sabrá lo que hace.

Así es fácil comprender por qué la protección básica por desempleo alcanza cada vez a menos personas. Ya casi no quedan trabajadores que pierdan su empleo tras más de seis años cotizando, muchos han cobrado todo lo que podían cobrar desde 2008, la población ha envejecido y se encuentra excluida del mercado laboral, no cotiza y no tiene derechos, etc.

Claro, que estos lujos que he expuesto tampoco son para todo el mundo, faltaría más. Si usted es un trabajador eventual del campo no tendrá derecho a cobrar subsidios. Ya le oigo rezongar que si es un trabajo muy duro, que si alimentan ustedes a toda España, … Pero mire, los españoles han votado a un gobierno que no diferencia entre un eucalipto y un roble, ¿qué esperaba? ¿Que los políticos conservadores supiesen que no deben ir a labrar con mocasines de marca? ¡Por favor!

Los populares trabajando por un día… en mocasines.

Y si es un trabajador fijo-discontinuo, bueno, espero que se le den bien los laberintos burocráticos. Por si acaso, ya puede ir cortando un par de huevos de dragón, que en algún momento alguien se los pedirá.

Claro, que también hay colectivos que lo tienen muy crudo: quienes no han trabajado nunca con contrato (que esa es otra), son mayores y les cierran todas las puertas por su edad, tienen problemas de salud, ….

Si padecen enfermedades crónicas y están desempleados, mala suerte, pruebe en otra puerta que aquí exigimos que estén en condiciones de trabajar. Para el resto de esa gente tan inempleable, aparecen los programas y rentas de empleo. De estos hablaré en una próxima entrega, que por ahora ya me he excedido con la extensión.

Hasta pronto.

Anuncios

Si quieres dejar un comentario, debes saber que aceptamos sintaxis Markdown (https://markdown.es/). Nota sin embargo que no se aprobarán aquellos que superen las 250 palabras, o contengan afirmaciones no demostrables y/o indecorosas sobre nuestros inefables dirigentes.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.