Construyendo electores: una introducción, más o menos.

Como cabía esperar, el yayo ha estado cogiendo carrerilla. Como la cosa promete os lo reblogueo al original.
Buen provecho, y crucemos los dedos no fuera que la senectud lo haya trastornado y nos suelte batallitas.

Alien Social

A lo largo de los últimos meses y con todo el revuelo formado por la fallida constitución de gobierno de principio de año y la improbable de este otoño – escribo estas líneas durante el primer debate de investidura de Mariano Rajoy, dos meses largos tras finalizar las elecciones – he constatado que, apelando a una supuesta racionalidad que siempre posee el autor de cualquier afirmación, se demuestra que quienes no opinan del mismo modo son, cuando menos, irracionales, si no son irracionales entonces son gilipollas, corruptos, idiotas, gilipollas, (¿he dicho corruptos?), esclavos voluntarios,  ladrones, gilipolllas (creo que me estoy repitiendo, pero menos que los tuiteros en cualquier caso), …

Twitter y los viejos que votan al PP Tuiteros proponen que a) les quiten las pensiones a los ancianos que votan el PP, b) que se mueran lo antes posible. Debajo tuit de pablo Iglesias tres años antes de intentar ser el presidente de todos los españoles, y de alargar…

Ver la entrada original 1.897 palabras más

La crisis de refugiados: la perspectiva histórica

Para que no nos olvidemos de esos refugiados que aquí siguen, desde el blog del Alien Social, una perspectiva desde la Historia de la Economía.

Alien Social

En septiembre de 2015 escribí dos breves trabajos académicos sobre la crisis de los refugiados desde las perspectivas de la Política y de la Historia de la Economía. Por algún motivo me olvidé de publicarlas en el anterior blog baladring y por tanto tampoco viajaron a éste.

Rectifico porque creo que pueden aportar algún dato de interés a los lectores, sin embargo tengo que insistir en dos hechos: son trabajos breves y por tanto existen importantes lagunas, y se escribieron ya hace casi un año, por lo que sus datos estarán desfasados.

Sin embargo los conceptos e ideas vertidos siguen siendo ciertos porque la situación, si acaso, ha evolucionado a peor con el auto-golpe de Turquía, la mayor implicación de las fuerzas armadas occidentales tras las provocaciones de París, el Brexit, y la manifiesta incompetencia de Europa a la hora de dar solución al problema.

Ver la entrada original 1.101 palabras más

Minientrada

El pajarico y la nieve: un cuento y tres moralejas

Como estamos en época preelectoral – once again! – y estoy hasta la boina de propaganda, os contaré un cuento con moraleja(s).

Estaba un pajarico en su nido esperando a sus padres, que habían salido a buscar comida (o quién sabe si al mitin del Partido Pajaril, más conocido como PP), cuando empezó a nevar. Y cayó nieve, y siguió cayendo, hasta cubrir el suelo de un inmaculado color blanco.

El pajarico, que nunca había visto la nieve de cerca, se lanzó inconscientemente desde la rama y se puso a corretear muy contento. Al cabo de un ratico empezó a sentir frío y quiso volver a su nido, sin encontrarlo. Y empezó a notar el frío, mucho frío, muchísimo frío – tanto que hasta los manchegos, además de arrimarse a la estufa, la encendieron – hasta quedar encogido en el suelo sin ser capaz de moverse.

Acertó a pasar por allí una vaca que, compadecida del pobre pajarico, descargó una gran y caliente boñiga sobre el avecilla. El pajarico entró rápidamente en calor, sacó la cabeza fuera de la boñiga, y muy contento se puso a piar.

Atraído por los trinos se acercó un zorro que delicadamente cogió al pajarico por el cuello, lo sacó de la boñiga, lo sacudió hasta que quedó limpio, y lo engulló.

————————-

Esta historia tiene, al menos, tres moralejas:

La primera es que no siempre quien te cubre de mierda te quiere mal.

La segunda, que no siempre quien te saca de la mierda te quiere bien.

Última y más importante, que cuando estés cubierto de mierda, mejor no digas ni pío.

————————-

Y como soy un adicto a quedar mal con los amigos, no me resisto a dirigirme con estas moralejas a esos partidos con dirigentes carismáticos que, más que asambleas, círculos, o lo que se tercie, acaban teniendo clubs de fans:

Aceptadlo: no todo el que os critica os quiere mal, no pretendáis denigrar a los gruñones a la categoría de casta, ni fusilarlos (según sea el ideario del club).

Asumidlo: no siempre las brillantes estrategias de vuestros dirigentes, especialmente cuando se autodefinen como líderes, pretenden sacaros de la mierda con buen fin.

Y en lo que a mí respecta, no pienso decir ni pío hasta que pasen las elecciones y tengamos gobierno, sea éste el que fuera, o fuese. Total, ya estoy con la mierda al cuello, pero una vez te acostumbras al olor tampoco se está tan mal.