Minientrada

¿Qué le pasa al PSOE?

Al PSOE le ocurre lo que tenía que ocurrir tarde o temprano por varios motivos, de los que hablo en este artículo: una estructura dual repleta de tensiones, la falta de adaptación a los cambios sociales, un liderazgo múltiple,… 

Y sin embargo el PSOE es ahora más importante que nunca. El riesgo de su irrelevancia es una radicalización total y absoluta, la pérdida del puente entre la utopía y el fundamentalismo capitalista. Y aún peor, con el liberalismo actuando como árbitro (muy) parcial.

Sólo pretendo explicar las razones. No entraré en nombres, ni en la estrategia que ha llevado a esta situación, ahí cada cual tendrá sus preferencias, así que dejo mi opinión personal para el final. De entrada me ceñiré a las razones para una batalla, que ocurrió en el peor momento posible, y finalizó con la derrota de todos aquellos que creemos que una sociedad más justa es, no sólo posible, incluso debería ser probable.

Sigue leyendo

Confluencia es el concepto

Ya se están formando Confluencias por…. en varias provincias, incluida Albacete. Cruzo los dedos.
Respecto de la entrevista a Pablo Soto que menciona Marcelino, es muy interesante, más allá del extracto. Os la recomiendo:
http://www.cuartopoder.es/lentesdecontacto/2015/08/06/pablo-soto-podemos-tiene-que-admitir-que-hay-un-afuera-de-podemos-enorme-el-ejemplo-es-ahora-madrid/1306

REMEMORACIÓN

El 5 de agosto se celebró una tercera asamblea pública en Valladolid convocada por lo que va llamándose “ahora en común”. El objetivo principal era dotarse de un nombre para ir funcionando en las redes y ante la sociedad. Se hicieron dos votaciones. En la primera, se seleccionaron dos nombres, que fueron Ahora en Común y Asamblea por la Confluencia en Valladolid. En la segunda votación salió vencedor el segundo nombre, para ser revisado en una próxima asamblea. Se explicó muy bien el sentido de la propuesta: provisional, porque eran pocas personas; y Asamblea por la Confluencia, con el fin de no prejuzgar ubicaciones respecto a otros movimientos, de manera que nadie pueda encontrar aquí una excusa para no participar. No obstante, el espíritu unánime de cuantas personas se manifestaron coincidía con lo que en Castilla y León o en España ya se denomina Ahora en Común.

Yo, que milito…

Ver la entrada original 829 palabras más

Nombres de las calles o Comisión de la Verdad

“En lo que al franquismo se refiere, el cambio de nombres en las calles es una acción necesaria pero mínima, porque la tarea importante es forzar que se forme una Comisión de la Verdad.”

REMEMORACIÓN

Casi todos los días después de las elecciones municipales hay alguna noticia de un pueblo o ciudad que dispone cambiar los nombres franquistas de sus calles. Bien está. Pero eso es una cosa insignificante ante el problema de derechos humanos con el que se relaciona. Para entender bien las cosas, es necesario precisar dos aspectos distintos que se suelen juntar bajo el equívoco concepto de memoria histórica.
La memoria es la facultad humana que recuerda y retiene el pasado. La actividad de la memoria tiene, entre otras, una función identitaria: hace posible tener conciencia de sí mismo y del grupo social de pertenencia. La sociología estudió esta función identitaria bajo el nombre de “memoria colectiva” (M. Halbwachs). La Escuela historiográfica de los Annales indagó también sobre ese campo de estudio, al que aplicó de forma imprecisa el nombre de “memoria histórica”, aunque también se usaron otras denominaciones, como “políticas de…

Ver la entrada original 472 palabras más

«Candidaturas unitarias» y movimientos sociales ante las elecciones locales: acercamientos y distancias

Así fueron las cosas en Madrid, en otros lugares fueron todavía más complejas porque faltó el apoyo entre ciudades.
En cualquier caso, interesante relato para quienes participamos, y para quienes decidieron no hacerlo.

Colectivo Novecento

Lo que sigue es el relato el primera persona de una experiencia vivenciada a escala reducida (pueblos y ciudades de la Sierra de Madrid), en la que todo parece más evidente, más simple, que en las grandes ciudades. Aun así, algunas de las reflexiones políticas que se suscitan podrían ser válidas a una escala mayor.

foto_art2

Una experiencia personal

Collado Villalba (Madrid), 10 de mayo de 2015. Bajo un sorprendente calor se desarrollaba un acto electoral conjunto de más de diez denominadas «candidaturas de unidad popular» (en adelante «CU») de la Sierra del Guadarrama, que fue el primer acto electoral en el que participé en toda mi vida. No pude evitar sentirme algo incómodo por estar organizando un evento público para pedir el voto: la política de partidos, o la política institucional, no es mi hábitat natural. El centro de aquella jornada fue una ronda de mítines de cinco minutos en…

Ver la entrada original 2.309 palabras más

Hasta aquí hemos llegado. Y ahora, ¿qué haremos al respecto?

Esta es una de mis frases favoritas. Cuando llego a una revolución de sobremesa (o alzamiento en cañas, pero éstos suelen ser menos sangrientos) en la que los comensales despotrican sin tasa de los gobiernos que fueron y son, me encanta esperar un rato y entonces dar un puñetazo sobre la mesa y exclamar “¡Hasta ahí podríamos llegar!, y ¿qué habéis pensado hacer al respecto?”. Nueve de cada diez conversaciones se van al garete y mudan de tema. No estoy seguro de si eso me complace porque me frustran los revolucionarios de café, copa y – cada vez menos – puro que sólo saben quejarse, porque desde que estoy a régimen tengo cada vez peor carácter, porque soy un mal bicho, o por todo ello junto y revuelto. Tampoco me sorprende que cada vez me inviten menos, pero esa parte la tengo asumida, por eso creé este blog.

Sea como fuere, escribo en el día previo a la entrada en vigor de la conocida ley Mordaza, y toca cambiar de estrategia. Así que este post va de reflexiones varias y alguna conclusión que se desprende de todas ellas, en lo que a mí se refiere.

Mientras tanto, y por si algún despistado no sabe de qué va la Ley Mordaza, dejaré que lo cuenten los de nosomosdelito.net que tienen mucho más arte que yo.

Sigue leyendo