Minientrada

Del feminismo y el sesgo del patriarcado

 No voy a engañar a nadie, apenas tengo datos que apoyen mi discurso y, por supuesto, no soy ni politóloga, ni antropóloga, ni socióloga, ni siquiera filósofa. Vamos, que no me dedico a estudiar por qué la gente hace lo que hace, o dice lo que dice, o piensa lo que dice pero luego no lo hace, en fin, un lío. No, yo soy un proyecto de filóloga (ni terminada la carrera tengo) e inglesa para más INRI.

Habrá quien crea que auto-desacreditarme no resulta precisamente óptimo para que se tome en serio lo que sea que tenga que decir, pero, tal vez, justo desde ahí, desde el reconocimiento de la ignorancia más absoluta, es desde donde puedo hacer mi mayor y mejor aportación pues, a pesar de no tener ni la más remota idea de cómo funciona la sociedad en la que vivo, soy parte de ella. Por tanto, sería absurdo de mi parte pretender hacer apología de mis ideas o intentar camuflar en modo alguno lo sesgos que pueda cometer y que, con toda probabilidad, cometo. Al contrario, no habría nada que me gustara más que  evidenciarlos. Ya se sabe (y si no se sabe lo digo yo): a falta de rigor, la honestidad es la mejor de las aliadas. Sigue leyendo

Las ovejas más caras del mundo

Un muy buen resumen de las consecuencias de no actuar sobre las (in)culturas locales y localistas, y la propuesta de responsabilizar al perpetrador y a su entorno. Complicadas ambas.

La mirada del mendigo

De nuevo, vuelve a arder el Concello de Cualedro. Como el año pasado, como el anterior… como todos los veranos desde hace muchos años. Y no es el primero de este verano, ni seguramente será el último (de hecho, aún queda lo peor, el tramo final del verano, donde se concentra la actividad incendiaria).

Si la Península es (con Grecia) el lugar con más incendios forestales de Europa, y Galicia es sin duda el lugar con más incendios forestales de España. De lejos. Imaginad el estado en que se encuentra el municipio con mayor reincidencia de fuegos de toda Galicia. Bueno, no hace falta que os lo imaginéis, podéis echar un vistazo al Google Maps. La sucesión de incendios, año tras año, hace que esta zona esté en proceso de desertificación (se pierde la fracción orgánica del suelo por escorrentía, y sólo queda la granulometría más gruesa y, en…

Ver la entrada original 709 palabras más

Sentir vergüenza

Sobre el sonrojante voto oculto al único partido político investigado por financiación ilícita, entre otras cosas.

REMEMORACIÓN

La vergüenza es una emoción social. Uno se sonroja cuando cree que ha hecho algo malo o socialmente no admitido, pero solamente se sonroja ante los demás. Robar una manzana de un cesto repleto de ellas es difícil que cree muy mala conciencia en cualquier persona, pero ser sorprendido por el dueño o por cualquier vecino puede producir tanto sonrojo como el robo más valioso. Hay algunas personas, sin embargo, que no se sonrojan aunque sean sorprendidas en una sustracción de ese tipo o en una mucho mayor. Es la gente que ha desaprendido las normas de la civilización, una gente que está en proceso de deshumanización y que camina hacia una vida sin moral. Es la gente sin vergüenza.

Hasta hace un par de décadas, decir que uno era de derechas producía sonrojo en España. Por supuesto, sólo una escasa minoría se atrevía a decir entonces que era franquista…

Ver la entrada original 233 palabras más

Minientrada

Tenemos un nuevo blog

AlienSocial: Una mirada antropológica sobre la sociedad humana.

El administrador añoso @vjnacher por fin ha entendido las indirectas y se ha mudado a su nuevo blog  – llamado Alien Social por razones que sólo él entiende – junto con todos los temas de contenido más académico.

Si por algún motivo que se me escapa estáis interesados – las interesadas mejor quedaos aquí – en esos artículos que amenazan con hacer que os comprendáis como los humanos que sois, o porque sufrís de insomnio, suscribíos a Alien Social. El viejuno os lo agradecerá, aunque no esperéis recompensa de su tacañería.

El administrador titular, aunque no titulado (ni falta que le hace),

P.Baladring.