Buscando el Filtraco: la paradoja de Fermi

Durante el verano de 1950 se encontraban de cháchara unos cuantos físicos en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, cuando cayeron en la debilidad de hablar de lo que estaba de moda: los platillos volantes y la posibilidad de vida extraterrestre. Como quienes estaban allí son de esos que en un eructo emiten más inteligencia en conjunto que un Consejo de Ministros en toda la sesión, la cosa acabó en una pregunta de lo más interesante. Fermi estimó que debían de existir en la galaxia (del Universo ni hablaron) unos cuantos millones de planetas habitables, que al menos unos cuantos miles deberían haber albergado civilizaciones avanzadas, y sin embargo no hay ni rastro. Una década más tarde, Drake llegó a la conclusión de que deberíamos ser capaces de detectar al menos diez civilizaciones avanzadas, pero hasta ahora la cosa se ha quedado en nada, cero, conjunto vacío, ni una.

Por tanto, la paradoja es que hay una alta probabilidad de que existan civilizaciones avanzadas, pero nuestra observación es que no las hay. Claro que hay una tercera posibilidad, pero que no resulta tan interesante desde el punto de vista analítico:

calvin-y-los-extraterrestres

Sigue leyendo