Y Gaia dijo ¡no puedorrrr!

Nuestra civilización occidental se basa en una economía que necesita de dos factores para su supervivencia: el crecimiento continuado y el consumo en grandes cantidades de energía barata. Puesto que vivimos en un planeta infinito, con ilimitados recursos energéticos y alimenticios que permiten a la población seguir creciendo indefinidamente, ¿qué puede salir mal?

Se ruega al estimado público un momento de reflexión: ¿no hay nada que les choque en el párrafo anterior? No les preguntaba a ustedes, señores dirigentes mundiales, me dirigía a sus dirigidos por activa o pasiva, en quienes tengo puesta algo más de esperanza. ¿No hay algo que les rechine? Les doy una pista: planeta infinito y recursos energéticos y alimenticios ilimitados… Veo que tengo en la sala especímenes de la especie homo ultra negationis, ustedes ya saben cuanto pueden llegar a saber, gracias por haber venido. Ahora mismo les acompañarán amablemente a la salida. El ecologista que afirma que las energías renovables sí son ilimitadas, que se ponga cara a la pared hasta que le avise.

Sigue leyendo