El Prusés desde la perspectiva sociológica

Al escribir el artículo anterior sobre el Prusés, el objetivo era demostrar que en este fenómeno de desafío al Estado existen al menos dos grandes tipos de discurso – el objetivo y el subjetivo – y que ambos son inseparables.

El primero se escribe desde la descripción política, el segundo desde la etnografía. Pero faltaba el punto de vista sociológico. Esta es la finalidad de este artículo, complementario al que le precede y sensiblemente más técnico. No es ni pretende ser un trabajo académico, pero sí tan riguroso como lo permite el espacio.

Intentaremos dar respuesta a esas preguntas cuya respuesta ignoran muchos de nuestros políticos españoles, y otros acaban de descubrir: ¿qué es una nación? ¿Lo es Cataluña? ¿Y España? ¿Puede todavía resolverse este conflicto? Con ello acabo esta mini-serie.

Y no, no creo que esta bocachanclada tenga nada que ver…

Sigue leyendo

Anuncios

Construyendo independentistas: el Prusés

En 2014 escribí un artículo titulado Cataluña y España: ¿son ellos, somos nosotros, o son los de siempre? Bueno, pues son los de siempre, nuestros inefables pirómanos españolísimos, a punto de chocar con la obcecación de los líderes cerriles de un Prusés descarrilado.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? La respuesta no es sencilla si no enfocamos el fenómeno independentista como lo que es, un proceso (en eso tienen razón) dinámico, que nace en 2006. Pero no se trata sólo de un fenómeno producido por intereses espurios (adjetivo que la RAE traduce por falsos y bastardos), que los hay, también hay un importante trasfondo irracional. Es necesario comprender el papel que juegan las ideologías, cargadas de creencias, y los sentimientos colectivos. Por esta razón incluyo dos relatos, uno es un mero repaso de hechos ocurridos en la década que empezó en 2005, el segundo un relato de emociones vividas desde la catalanidad. Es el otro punto de vista, ese que rara vez se escucha fuera de Cataluña.

Como decía, hay que retroceder a 2006, cuando el jefe de los pirómanos se jactaba de haber recogido 4.020.000 firmas en contra del Estatuto de Catalunya con una pregunta tramposa:

Recogida de firmas del PP contra el Estatut de 2006

Leed atentamente la pregunta. No se menciona el Estatuto catalán, y es difícil negarse al planteamiento de la pregunta. Así se entiende que más de 4 millones de españoles firmaran.  Recientemente el ex-ministro Margallo ha reconocido que tanto el recurso al Constitucional como la recogida de firmas fueron un error. No se espera que Rajoy reconozca nada.

Sigue leyendo

(Apocalíptica) despedida y cierre.

Baladring evolucionó a trancas y barrancas desde el viejo blogspot abierto allá por 2012, que recogía artículos escritos para la radio local y alguna que otra presentación técnica. Tras un período de reflexión que anuncié en su momento, he decidido suspender por tiempo indefinido mi actividad en ese espejo virtual. De vez en cuando puede ser que alguna barrabasada de nuestros nunca suficientemente denostados próceres me empuje a escribir algún reniego, pero para todo lo demás lego a mi alter ego P.Baladring el control de mi viejo blog.

No hubiese sido cortés dejar aquél blog sin despedirme y librar una última pieza para quienes tienen a bien leerme, así que aquí estoy con aquello que más me complace, aunque no lo haya prodigado tanto como debiera: plantear temas para la reflexión y un cierto debate interior.

Antes de iniciar la lectura, recomiendo esta genialidad del Intermedio para poner las emociones en situación.

Sigue leyendo

Cataluña y España: ¿son ellos, somos nosotros, o son los de siempre?

Tomando la definición de Jordi Pujol, que dijo que “es catalán quien vive y trabaja en Cataluña y quiere serlo”, yo he sido catalán durante un tercio largo de mi vida. Como por nacimiento y cultura soy manchego, creo ser competente para emitir mi opinión sobre el conflicto del engarce de Cataluña con una cierta ecuanimidad. Mi hipótesis, que intentaré demostrar en este artículo, es que no se trata realmente de que la mayoría de la ciudadanía catalana no quiera ser española, sino que les han llevado al convencimiento de que no merece la pena seguir esperando reconocimiento por parte de un Estado inmovilista y anticuado. Veremos si soy capaz.

Sigue leyendo