Minientrada

EL TRUMPAZO, LA DESPOLITIZACIÓN Y EL PROBLEMA DEL LIBERALISMO EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN

trump-y-rajoy

            No han tardado mucho los usuarios de Twitter en España en adjetivar lo sucedido en Estados Unidos. Con el hashtag #TRUMPazo se pretende simplificar de forma satírica los resultados electorales de la noche pasada. Trump, un multimillonario al que el adjetivo peculiar parece quedársele corto, es presidente del país de las libertades. En España lo sucedido parece haber pillado a todo el mundo por sorpresa. Se preguntan: pero, ¿cómo un gilipollas racista y machista puede haber ganado las elecciones en Estados Unidos?  Sigue leyendo

Concluyendo: control y hegemonía

           La cultura y el entorno social definen a los individuos y a los grupos de los que forman parte, pero la cultura y el entorno son dibujados al mismo tiempo por los individuos como si de una estructura encuadrada se tratase.

      Es interesante reflexionar acerca de quién crea o quién dibuja la cultura de la que bebemos en primera instancia. Ante la pregunta por qué somos así caben dos respuestas: porque sí y por algo. La primera respuesta nos encierra en una habitación pequeña y confortable. No nos faltará de nada porque nuestra cultura nos alimenta con todo lo que necesitamos para sobrevivir en una habitación. Pero si salimos de esa habitación usando una puerta que siempre estuvo ahí, aunque en ocasiones era difícil de encontrar –debido a la propia limitación del entorno que nos rodea– la respuesta es por algo. ¿Qué es ese algo? Sigue leyendo

Concluyendo: ni revolución ni tradición, ¡evolución!

Cuando existía el servicio militar obligatorio, ese año y pico (o dos si caías en la marina) se convertía en el segundo entorno de socialización para muchos jóvenes procedentes del entorno rural profundo. A sus 21 años aprendían a leer y escribir, por someramente que fuese, a conducir, y sobre todo a relacionarse mediante lo que Granovetter denominaba los vínculos débiles[1] de la socialización: relaciones casuales entre simples conocidos.

Estamos viviendo un momento de inflexión de la Historia en la que lo viejo ha dejado de ser eficaz, lo nuevo aún no está determinado, y quienes han venido heredando el poder se resisten a cederlo a las siguientes generaciones. Pero ya no hay un servicio militar que permita la socialización de quien quisiera abrise a ello, ni relaciones casuales allá donde tengamos cobertura en el móvil. Nos permitimos así acurrucarnos en nuestro confortable rinconcito tradicional y no permitimos la entrada a ideas que pudieran causarnos la menor disonancia.

En esta situación me temo que vamos a vivir tiempos interesantes, pero también tendremos la oportunidad de crear una nueva forma de civilización. Eso ocurrirá única y exclusivamente si queremos esforzarnos en comprender cómo se construye la identidad del individuo – de los otros individuos – y conseguimos cambiarla. Reducirlo todo a un insulto es la forma más segura de perpetuar la tradición separadora de las categorías sociales.

De todo eso ha ido esta serie, y de eso van mis conclusiones. 

Sigue leyendo

7 de 10 – Construyendo electores: comunicando a diestra y siniestra.

Se tiende a asignar una gran capacidad de convencimiento a los medios de comunicación de masas. Es una idea que se basa en dos factores: por un lado en una sobrevaloración de las teorías clásicas de la comunicación, y por el otro a causa de la fuerte tendencia a la concentración de la propiedad de los medios de comunicación en unos pocos grupos empresariales de gran alcance[1]. Citando a Castells (2003), “Ni la televisión ni otros medios determinan los resultados políticos por sí mismos, debido precisamente a que la política de los medios es un ámbito contradictorio… La mediocracia no contradice la democracia porque es tan plural y competitiva como el sistema político. Es decir, no mucho[2].

Y por supuesto gritamos contra los discursos del otro lado, mientras ese otro lado hace lo mismo con los mensajes de los nuestros. Aparentemente todos mienten y distorsionan, pero ¿es realmente así, o son sólo dos versiones del mismo discurso? ¿Estamos tan indefensos frente a las líneas editoriales? Mientras tanto, el único consenso extendido es la degeneración del periodismo, con puestos de trabajo inestables, mayor alineamiento con la línea editorial, y una notable pérdida de credibilidad.

Como habréis adivinado voy a hablar de la comunicación, pero para que veáis que el periodismo tampoco era tarea de santos varones y mujeres en el pasado, os dejo con este fragmento de la genial película de Billy Wilder, “Primera plana, remake de otro clásico de Howard Hawks que tampoco tiene desperdicio, titulado en castellano (vaya usted a saber por qué) “Luna nueva”.

Sigue leyendo

Construyendo electores: una introducción, más o menos.

A lo largo de los últimos meses y con todo el revuelo formado por la fallida constitución de gobierno de principio de año y la improbable de este otoño – escribo estas líneas durante el primer debate de investidura de Mariano Rajoy, dos meses largos tras finalizar las elecciones – he constatado que, apelando a una supuesta racionalidad que siempre posee el autor de cualquier afirmación, se demuestra que quienes no opinan del mismo modo son, cuando menos, irracionales, si no son irracionales entonces son gilipollas, corruptos, idiotas, gilipollas, (¿he dicho corruptos?), esclavos voluntarios,  ladrones, gilipollas (creo que me estoy repitiendo, pero menos que los tuiteros en cualquier caso), …

Twitter y los viejos que votan al PP

Tuiteros proponen que a) les quiten las pensiones a los ancianos que votan el PP, b) que se mueran lo antes posible. Debajo tuit de pablo Iglesias tres años antes de intentar ser el presidente de todos los españoles, y de alargar la mano al PSOE. Fijaos en el número de retuits y “me gusta”, parece que insultar gusta cuando es a los otros.

Sigue leyendo