Vida y milagros de los empleados del SEPE.

Si han leído los capítulos anteriores, ya sabrá a estas alturas el respetable que ese supuesto aspecto del presunto estado del bienestar es un puzzle creado por un sociópata en un día particularmente espeso.

Por decirlo más formalmente, un sistema caro, insuficiente e injusto, dirigido sorprendentemente por gentes ampliamente preparadas, como se desprende del organigrama del ministerio:

  • La Ministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez, por ejemplo, no ha trabajado en una empresa en su vida (bueno, sí, con papi cuando acabó la carrera). Es, sin duda alguna, la persona mejor preparada para gestionar el desempleo.
  • El Subsecretario del Ministerio, Pedro Llorente Chamorro, siempre ha trabajado como directivo en la empresa pública. No tiene en su currículo ni una salpicadura que proceda de la empresa privada.
  • El Secretario de Empleo, Juan Pablo Riesgo Figuerola-Ferretti, empezó a trabajar nada más finalizar su brillante currículo estudiantil como asesor del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, y de ahí al Ministerio. Este hombre sí ha trabajado en empresas de riesgo (valga la redundancia): nada menos que en el Banco de Santander y Banesto. No se le conoce, sin embargo, experiencia en vendimiar o cambiar un fusible.
  • Para finalizar esta breve lista, el Director General de Empleo, Xavier Jean Braulio Thibault Aranda (juro que no me lo estoy inventando) es doctor en derecho, profesor en dos universidades, y letrado del Constitucional. Lo de vendimiar, tampoco consta.

Claro, que para ser justos habría que recordar que el fango ya se lo encontraron. Este desastre jurídico y social ha requerido el esfuerzo de unos cuantos gabinetes, aunque haya que reconocer el mérito de haber empeorado sensiblemente lo que parecía de antemano difícilmente susceptible de empeorar.

Sigue leyendo

Anuncios

La protección por desempleo: parches varios, PREPARA incluido

En la entrada anterior afirmé que la protección por desempleo se había reducido significativamente, y que dentro del sistema, PREPARA no era más que el chocolate del loro. Pero éste no es el único programa que ha sido recortado, hay más.

Sus nombres acostumbran a ser rimbombantes, sus resultados mucho menos, y su complejidad administrativa una carrera de obstáculos particularmente retorcida y siniestra. Y todo para hacer algo sin cambiar nada, lo justo para tranquilizar al precariado (¿o debiera decir lumpen-precariado? Esto del post-marxismo me supera).

Vayamos por estos programas, por orden de aparición de los tres que sobreviven a nivel estatal, que los autonómicos son infinitos y yo, limitado. Sigue leyendo

La protección por desempleo: un derecho… por ahora

El 15 de agosto dejó de prorrogarse automáticamente el Programa de Recualificación Profesional (Programa PREPARA para los amigos) por haber descendido la tasa de desempleo del 18%.  He leído muchas informaciones erróneas al respecto, y parecería que se han dejado de proteger grandes colectivos. En realidad, ha desaparecido el chocolate del loro, que ni siquiera era formalmente tal. Y digo que era una nimiedad porque dentro del mar de parches que constituyen esta área de bienestar (es un decir), el PRP no es más que un parche menor, una chapuza legislativa de principio a fin.

Para situaros en contexto, voy a tratar de vencer mi renuencia a escribir sobre un tema en el que, desgraciadamente, soy un experto: la cobertura por desempleo.

Sigue leyendo

El teléfono móvil de los manchegos desempleados

Como empleado del SEPE en una pequeña oficina de Castilla-la Mancha (CLM) estoy en permanente contacto con el colectivo de desempleados de la región. En el terreno de la comunicación, muchas de estas personas, con bajo nivel de estudios, se encuentran tensionadas por dos procesos: el cada vez más necesario mantenimiento de redes de contactos para acceder a oportunidades de empleo, y el desarrollo administrativo de la sociedad de la información que reduce sus oficinas presenciales. El primero posibilita el aumento de ingresos, mientras que el acceso a las Administraciones Públicas (AAPP) permite aliviar los gastos mediante el acceso a beneficios sociales.

Son razones fáciles de entender las que llevan a este colectivo a invertir sus magros ingresos en telefonía móvil y transmisión de datos, aunque no parece que algunas figuras políticas lo hayan comprendido y ostenten su ignorancia acusando a quienes tienen teléfono móvil de gastar ostentosamente. No es así, y en este escrito pretendo explicarlo.

Sigue leyendo

Un día normal en el SEPE

No acostumbro a hablar de mi trabajo en el SEPE, porque considero que sería una visión subjetiva y probablemente sesgada. Sin embargo, hoy haré una excepción, espero que se me disculpe.

Ayer, zapeando después de cenar, di en un vídeo en el que Pedro Sánchez mencionaba la pobreza infantil en el Congreso y pedía un rescate de las personas. La respuesta de la banda de culiparlantes lacayos del gobierno fue la mofa, con risas y ruidos de burla. Nada nuevo, que ya sabemos cuál es la postura real del Partido Popular respecto de quienes no son parte de su clase, pero por si alguien, por un momento, ha creído que hablar de pobreza en España es exagerar, me gustaría contar aquí cuatro vivencias de una mañana en la oficina del SEPE. Una mañana más de un día normal, en una oficina normal del paro de un pueblo normal.

Sigue leyendo