Sin economía, no hay tecnología

Puesto que lo que estamos buscando son los posibles obstáculos a la consecución del tipo I de Kardashov, es obvio que nos fijemos en la tecnología. Ahora bien, no hay tecnología sin investigación y desarrollo, y no hay nada de todo eso sin una economía que pueda financiar lo importante, detrayéndolo de lo urgente. Es un fenómeno parecido al que ocurrió en la I Revolución Industrial y que fue el detonante para las reivindicaciones en educación: para gestionar el crecimiento tecnológico se requiere mano de obra formada, para obtenerla los hijos de los obreros deben educarse, para que puedan educarse sus padres deben tener unos ingresos regulares lo suficientemente altos para permitir su sustento, dejando un margen relevante para fomentar el consumo del que vive la economía.

Ya hemos visto en capítulos anteriores que se prevén Filtracos en materia energética, pero ¿hasta qué punto la economía globalizada puede resistir esos tropiezos? O sea, ¿qué le pasa a nuestro bolsillo si la economía capitalista en la que estamos inmersos deja de crecer? ¿Será capaz de mutar en un plazo lo suficientemente rápido?

Para meternos en ambiente me gustaría recordar esta entrevista al maestro José Luis Sampedro:

Sigue leyendo

Minientrada

EL TRUMPAZO, LA DESPOLITIZACIÓN Y EL PROBLEMA DEL LIBERALISMO EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN

trump-y-rajoy

            No han tardado mucho los usuarios de Twitter en España en adjetivar lo sucedido en Estados Unidos. Con el hashtag #TRUMPazo se pretende simplificar de forma satírica los resultados electorales de la noche pasada. Trump, un multimillonario al que el adjetivo peculiar parece quedársele corto, es presidente del país de las libertades. En España lo sucedido parece haber pillado a todo el mundo por sorpresa. Se preguntan: pero, ¿cómo un gilipollas racista y machista puede haber ganado las elecciones en Estados Unidos?  Sigue leyendo

Una visión antropológica del relato de la tragedia de New Cross: cuando emergió el racismo de las instituciones británicas.

En 1977 el partido conservador arrinconó los partidos más pequeños en las elecciones locales del Reino Unido, incluyendo el partido de extrema derecha Frente Nacional, un intencionado contribuyente al incremento de la tensión racial.

Mientras, la desigualdad económica crecía más rápido en Reino Unido que en el resto de la comunidad global del primer mundo. El desempleo, interpretado por el Consenso De Washington como un factor conveniente, se establecía en niveles mucho más altos para las minorías étnicas que para el conjunto de la sociedad británica, que asistía con cierta indiferencia institucional a los problemas sociales de los barrios obreros.

Las autoridades políticas del Reino Unido, encabezadas por Margaret Thatcher, desdeñaban las raíces de las quejas de las minorías tachando a quienes protestaban de criminales y consecuentemente dotaban a la policía de instrumentos de actuación con altas dosis de arbitrariedad.

Es en este contexto explosivo donde fallecieron trece personas en el incendio no accidental declarado en una vivienda de New Cross en la madrugada del 18 de enero de 1981, sin que se llegase a identificar a los responsables. Este dramático suceso, que no recibiría ninguna disculpa ni condolencia de las autoridades británicas, enlazaría unos meses más tarde con los disturbios de Brixton.

El artículo analizado – New Cross, la tragedia que hizo alzarse a los negros británicos, publicado por Walter Oppenheimer en El País, 14 de enero de 2011 – revisa lo ocurrido, transcurridos treinta años desde la tragedia y sin que el suceso haya sido aclarado.  Sigue leyendo

Magos y trileros de la desigualdad

Analisis de la desigualdad en EEUU y de las distintas opciones en la carrera presidencial

Publicado originalmente en el blog de Economistas Frente a la Crisis.

Mi subtítulo de cosecha propia: “No es la economía, ¡es la política, cabrones!

Origen: Magos y trileros de la desigualdad