Magos y trileros de la desigualdad

Analisis de la desigualdad en EEUU y de las distintas opciones en la carrera presidencial

Publicado originalmente en el blog de Economistas Frente a la Crisis.

Mi subtítulo de cosecha propia: “No es la economía, ¡es la política, cabrones!

Origen: Magos y trileros de la desigualdad

Hasta aquí hemos llegado. Y ahora, ¿qué haremos al respecto?

Esta es una de mis frases favoritas. Cuando llego a una revolución de sobremesa (o alzamiento en cañas, pero éstos suelen ser menos sangrientos) en la que los comensales despotrican sin tasa de los gobiernos que fueron y son, me encanta esperar un rato y entonces dar un puñetazo sobre la mesa y exclamar “¡Hasta ahí podríamos llegar!, y ¿qué habéis pensado hacer al respecto?”. Nueve de cada diez conversaciones se van al garete y mudan de tema. No estoy seguro de si eso me complace porque me frustran los revolucionarios de café, copa y – cada vez menos – puro que sólo saben quejarse, porque desde que estoy a régimen tengo cada vez peor carácter, porque soy un mal bicho, o por todo ello junto y revuelto. Tampoco me sorprende que cada vez me inviten menos, pero esa parte la tengo asumida, por eso creé este blog.

Sea como fuere, escribo en el día previo a la entrada en vigor de la conocida ley Mordaza, y toca cambiar de estrategia. Así que este post va de reflexiones varias y alguna conclusión que se desprende de todas ellas, en lo que a mí se refiere.

Mientras tanto, y por si algún despistado no sabe de qué va la Ley Mordaza, dejaré que lo cuenten los de nosomosdelito.net que tienen mucho más arte que yo.

Sigue leyendo

El precio de la electricidad (II): kit para rebeldes.

Ya he explicado con trazo muy grueso la trama del timo de las empresas energéticas, el déficit de tarifa, y algunas cosillas más como lo bien engrasadas que están las puertas giratorias. Falta hablar de qué podemos hacer desde el pueblo llano para cambiar las tornas. Porque como dije allí, en este caso somos mucho más que simples paganos sin capacidad de negociación: somos clientes, votantes, y podemos ser activistas.

En este otro artículo os contaré algunas de aquellas acciones que podemos tomar, tanto a nivel colectivo como individual, que son unas cuantas, aunque no necesariamente nos lo vayan a poner fácil. Vamos allá.

Sigue leyendo

El precio de la electricidad (I): la trama

Quienes en su día no viesen el programa de Salvados dedicado al oligopolio eléctrico, ni tampoco la segunda parte #Oligopoly2 producida por la Plataforma por Un Nuevo Modelo Energético, pueden sorprenderse de la frecuencia con la que noticias sobre empresas eléctricas aparecen en portada de la prensa generalista. Algo parecido ocurre con las consabidas puertas giratorias de la política, que pasaron de ser un secreto a voces entre entendidos a aparecer en todos los programas electorales de muchos partidos políticos.

Confieso que ignoro cuál será la próxima crisis que nos sacudirá, pero viendo la inoperancia de los dirigentes mundiales al respecto, sí sé cuál será la definitiva que destruirá nuestro estilo de civilización de seguir por el camino actual: la energética. Para prevenirla la ciudadanía dispone de armas, porque en este caso no somos únicamente sufridores, también somos clientes y votantes, y podemos ser activistas. Para quienes quieran entender este tema de enorme importancia sin entrar en detalles, y decidan actuar antes de que nos alcance el impacto, aquí va una breve descripción de cómo hemos llegado hasta aquí, y en el siguiente artículo, no os lo perdáis: kit para deSOLbedientes cabreados.

Sigue leyendo

¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas?

En noviembre de 2011 el Partido Popular ganó las elecciones generales que le dieron la mayoría absoluta del Congreso con casi 11 millones de votos, y del Senado con más de 26 millones de votos a candidaturas de este partido[1]. Por entonces la EPA[2] recogía 5,2 millones de parados, de lo que cabe deducir que muchos desempleados confiaron en las élites conservadoras – probablemente sin ser conscientes de que eran también neoliberalesy extractivas– para reconducir la situación en la que España se encontraba. El mensaje electoral del Partido Popular en campaña fue “Súmate al cambio”, pero no hubo tal cambio, hubo caída continuada del empleo hasta sumar los 5,9 millones de parados al final de 2013.

Sigue leyendo