Vida y milagros de los empleados del SEPE.

Si han leído los capítulos anteriores, ya sabrá a estas alturas el respetable que ese supuesto aspecto del presunto estado del bienestar es un puzzle creado por un sociópata en un día particularmente espeso.

Por decirlo más formalmente, un sistema caro, insuficiente e injusto, dirigido sorprendentemente por gentes ampliamente preparadas, como se desprende del organigrama del ministerio:

  • La Ministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez, por ejemplo, no ha trabajado en una empresa en su vida (bueno, sí, con papi cuando acabó la carrera). Es, sin duda alguna, la persona mejor preparada para gestionar el desempleo.
  • El Subsecretario del Ministerio, Pedro Llorente Chamorro, siempre ha trabajado como directivo en la empresa pública. No tiene en su currículo ni una salpicadura que proceda de la empresa privada.
  • El Secretario de Empleo, Juan Pablo Riesgo Figuerola-Ferretti, empezó a trabajar nada más finalizar su brillante currículo estudiantil como asesor del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, y de ahí al Ministerio. Este hombre sí ha trabajado en empresas de riesgo (valga la redundancia): nada menos que en el Banco de Santander y Banesto. No se le conoce, sin embargo, experiencia en vendimiar o cambiar un fusible.
  • Para finalizar esta breve lista, el Director General de Empleo, Xavier Jean Braulio Thibault Aranda (juro que no me lo estoy inventando) es doctor en derecho, profesor en dos universidades, y letrado del Constitucional. Lo de vendimiar, tampoco consta.

Claro, que para ser justos habría que recordar que el fango ya se lo encontraron. Este desastre jurídico y social ha requerido el esfuerzo de unos cuantos gabinetes, aunque haya que reconocer el mérito de haber empeorado sensiblemente lo que parecía de antemano difícilmente susceptible de empeorar.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas… y los empleados públicos del SEPE?

Desempleo y PresupuestosEn marzo de este mismo año, a raíz de una falacia levantada contra los desempleados por nuestra ambiciosa vicepresidenta de gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, escribí un artículo titulado ¿Qué tiene el PP contra las personas desempleadas? Seis meses más tarde, vuelvo a preguntarme lo mismo viendo la presentación de los Presupuestos Generales del Estado de ese Nosferatu fiscal, que es el ministro de Hacienda, señor Montoro. Y ya de paso, siendo yo funcionario (sí, aún quedamos unos pocos), cavilar sobre qué habremos hecho los empleados del SEPE para desatar sus iras. Pero vayamos por partes, las de los unos más que las de los otros.

De las personas desempleadas y de la pertinaz prepotencia con la que son tratados, habría más de una respuesta que exigir.

Por ejemplo, ¿alguien se ha preguntado por qué al solicitar cita en una oficina del SEPE no se le permite elegir día y hora? No es porque los mecanismos técnicos no existan, que ahí están por ejemplo el sistema de cita previa del sistema sanitario, y otros muchos. Es, reconocido abiertamente aunque en privado, porque los parados no tienen nada mejor que hacer, y además tienen la obligación de acudir cuando se les llame. El que se jodan viene sobreentendido. Que la oficina del SEPE se encuentre a decenas de kilómetros y no tengan coche, o no dispongan de dinero para echarle combustible, o que el transporte público sea prácticamente inexistente y tenga unos horarios infames, que tengan que esperar bajo cero en invierno o a la solana en verano, que cuiden de hijos o personas dependientes, nada de eso les importa.

Sigue leyendo

Castilla-la Mancha, prototipo de la España Popular (III): creando cultura popular

En el primer artículo de esta serie describía el efecto de los cambios introducidos a contrapelo en el sistema electoral para asegurarse la mayoría absoluta. En una segunda parte explicaba cómo el Partido Popular había eliminado de la escena aquellas instituciones que habrían tenido la capacidad de supervisar su acción de gobierno. Tuve que improvisar una adenda para explicar la tropelía que se pretende cometer con la elección de alcaldes, aun siendo consciente de que con ello me salía del ámbito castellano-manchego. En este tercer, y por ahora último artículo con permiso de nuestros ínclitos gobernantes, quiero dejar constancia de que la manipulación más profunda y descarada se ha perpetrado en el ámbito cultural, y que éste es el factor que permite todo lo demás. Así somos. 

El bipartidismo PP-PSOE ha gobernado Castilla-la Mancha sin interrupción desde 1982, siendo entonces el Presidente electo de la Comunidad José Bono, el dirigente socialista menos sospechoso de izquierdismo, nada menos que hasta 2004 ininterrumpidamente. Claramente no es ésta una tierra amante de innovaciones, ni tendente a asumir riesgos políticos. El Partido Popular lo sabe, y hace todo cuanto esté en su mano, aparcando valores éticos y morales, para permanecer en el poder ahora que por fin lo ha alcanzado. Y con más énfasis cuando la actual Presidenta María Dolores Cospedal García ha descubierto lo muy rentable que puede llegar a ser la política.

Ambos partidos explotan cuatro herramientas valiosas para controlar el voto y la acción ciudadana. Y menciono tanto a PP como PSOE, porque éste fue el primero en sembrar, que una cultura no se instaura en unos pocos años, son necesarias décadas.

Sigue leyendo

Castilla-la Mancha, cada vez más pobres y con menos servicios sociales

El gobierno del Partido Popular está llevando a los castellano-manchegos a la pobreza mientras recorta servicios sociales.

 En 2012 el riesgo de pobreza de los castellano-manchegos sobrepasó el 33%. Este porcentaje sólo es superado por Canarias, Extremadura, Ceuta y Melilla, y es mucho mayor que el promedio estatal – ya de por sí extremadamente alto – del 22%.

Respecto de 2006, los gastos básicos en vivienda, agua y electricidad subieron más del 30% en 2012, incrementando el riesgo de entrar en pobreza energética cuando en el período 2006-2010 Castilla-la Mancha ya superaba el 15%. La mayor tasa de riesgo junto con Castilla y León, debido principalmente a las rentas bajas y al clima invernal extremo.

Sigue leyendo

It’s people, stupid! = ¡Es la gente, alma de cántaro!

Días atrás acabé de leer Pan, educación, libertad, el tercer volumen de la trilogía de la crisis de Petros Márkaris – que dicho sea de paso, recomiendo encarecidamente – en el que me encontré este párrafo, enunciado por un viejo comunista a su amigo, a quien conoció siendo éste uno de los policías que lo guardaban en las cárceles políticas de la dictadura de los coroneles:
Mira, comisario. Yo me junté con los comunistas porque me dijeron que luchaban por una sociedad más humana. Lucharon durante setenta años hasta que, buscando la humanidad, se descuidaron de las cifras y se hundieron. Ahora vivo en una sociedad que busca las cifras y descuida a las personas. Esta también se hundirá. ¿Qué haces cuando tienes una gran empresa que se va a pique? Salvas lo que puedes y empiezas de nuevo con una tiendecita“.
 
No me impactó la frase porque la crea a pies juntillas, que tengo muchas dudas sobre la humanidad que buscaban los comunistas, sino por lo que tiene de simetría.

Sigue leyendo