Hasta aquí hemos llegado. Y ahora, ¿qué haremos al respecto?

Esta es una de mis frases favoritas. Cuando llego a una revolución de sobremesa (o alzamiento en cañas, pero éstos suelen ser menos sangrientos) en la que los comensales despotrican sin tasa de los gobiernos que fueron y son, me encanta esperar un rato y entonces dar un puñetazo sobre la mesa y exclamar “¡Hasta ahí podríamos llegar!, y ¿qué habéis pensado hacer al respecto?”. Nueve de cada diez conversaciones se van al garete y mudan de tema. No estoy seguro de si eso me complace porque me frustran los revolucionarios de café, copa y – cada vez menos – puro que sólo saben quejarse, porque desde que estoy a régimen tengo cada vez peor carácter, porque soy un mal bicho, o por todo ello junto y revuelto. Tampoco me sorprende que cada vez me inviten menos, pero esa parte la tengo asumida, por eso creé este blog.

Sea como fuere, escribo en el día previo a la entrada en vigor de la conocida ley Mordaza, y toca cambiar de estrategia. Así que este post va de reflexiones varias y alguna conclusión que se desprende de todas ellas, en lo que a mí se refiere.

Mientras tanto, y por si algún despistado no sabe de qué va la Ley Mordaza, dejaré que lo cuenten los de nosomosdelito.net que tienen mucho más arte que yo.

Sigue leyendo

Anuncios

El caso 4F en Barcelona (II y final): posibles explicaciones

Unos días atrás presenté el caso que ocurrió en Barcelona el 4 de febrero de 2006 con el título El caso 4F en Barcelona (I): los hechos.  Trataba en ese escrito de relatar la historia de unos jóvenes que fueron detenidos, juzgados y condenados  por agredir a unos agentes de la guardia urbana, con el resultado de heridas muy graves en la cabeza a uno de ellos, que se encuentra tetrapléjico, ha perdida el habla y las funciones motoras. Patricia Heras, detenida en circunstancias aún menos claras, acabó suicidándose en 2011, dejando tras de sí un blog rebosante de poesía oscura: poetadifunta.blogspotcom.es.

El suicidio de Patricia Heras, junto con los premios recibidos por el documental Ciutat Morta: ni oblit ni perdó y su proyección en TVC, sonaron como un aldabonazo en la conciencia de los barceloneses porque aportan historias de torturas, abusos, confabulaciones, encubrimientos, prejuicios,… En definitiva unos niveles de injusticia que ya eran impropios en el siglo XIX cuando Émile Zola publicó su alegato J’accuse.

Es obvio que no puedo saber qué ocurrió exactamente, pero como observador en primera persona de los protocolos de actuación de la policía en Barcelona, me resulta más creíble el relato de Ciutat Morta que la versión oficial.

Si los hechos realmente ocurrieron como los cuenta el documental, ¿cómo pudo ocurrir en el siglo XXI y en una ciudad como Barcelona? Voy a intentar responder a esta pregunta desde una perspectiva de psicología social, pero en ocasiones puede resultar tan increíble que recomiendo visionar el siguiente documental antes de pasar a leer mi análisis. Porque si no supiésemos de estos experimentos, podríamos creer que se trata tan sólo de un caso aislado, o de unas pocas personas corruptas, y eso sería un error: así es como los humanos nos comportamos en sociedad.

Sigue leyendo

El caso 4F en Barcelona (I): los hechos

El 4 de febrero de 2006 unos guardias urbanos de Barcelona acuden, sin casco ni pertrechos de protección, a una fiesta en un edificio municipal okupado en Barcelona. Un objeto impacta en la cabeza de un guardia que queda en coma. Otros guardias urbanos detienen a unos jóvenes en la calle, y alguien detiene también a otra pareja que se encontraba en el Hospital del Mar para curar unas heridas superficiales. Son acusados del intento de homicidio y varios de ellos condenados hasta cinco años de cárcel.

Cuando accede al tercer grado, la muchacha que había sido detenida en el hospital se suicida.

Hasta aquí la sucinta historia oficial, pero hay otra historia que habla de detenciones injustificadas, de torturas, de cobertura política, de un juicio plagado de irregularidades, de vergüenza en fin. ¿Cómo pudo esto ocurrir en la Barcelona del siglo XXI? A esta pregunta intentaré responder en el próximo artículo, pero antes recomiendo visualizar el documental “Ciutat Morta”, porque ningún texto podrá jamás transmitir las emociones de los testimonios. Para quienes no quieran, o no puedan, visionar la película he intentado explicar con tanta objetividad como me ha sido posible, qué ocurrió.

Sigue leyendo

Los cambios en la esfera pública

Las Tecnologías de la información y la Comunicación están potenciando los cambios sociales, transformando nuestro entorno ciudadano en una Sociedad Red. Estos cambios son paulatinos y tan sólo adquieren visibilidad en momentos puntuales, soterrándose después para volver a emerger…. aunque cada vez con mayor frecuencia.

Los movimientos sociales están transformando la esfera pública, esa ágora mitad real, mitad virtual, en la que se crea la opinión pública.

Este artículo también forma parte de la serie dedicada al estudio de la Sociedad Red, y se publica para divulgar algo que en ocasiones olvidamos: que estamos en una crisis donde lo viejo no acaba de morir, pero lo nuevo ya ha nacido.

Sigue leyendo

Otra perspectiva sobre poder y cambio

Estamos en esos días post-24M en los que la estructura de los partidos políticos anda estremecida y los foros sociales ávidos de tinta humana. Vemos a un lado la mayoría conservadora chocheando (y no me refiero sólo a Esperanza Aguirre), al otro su alter ego socialista –  cuando convenga – excitado por el añorado aroma del poder, mientras la chiquillería encanallada que sí puede juega entre sus piernas haciéndoles tambalear, pero sin llegar a crear sensaciones de peligro inminente.

Muchas alcaldías y algunas presidencias autonómicas dependen de los acuerdos post-electorales de gobierno, sesuda denominación que encubre los juegos de poder. Y ésta es la referencia más habitual entre los estudiosos, la teoría de juegos de la que lo ignoro casi todo, puesta fúnebremente de moda por la reciente extinción de la mente maravillosa de John Forbes Nash.

A mí me gustaríaPolíticos riendo adoptar un enfoque diferente, el de la psicología social. Este artículo intentará acercarse a la visión panóptica del poder que aporta el paradigma estratégico defendido por Michel Foucault (ojo, no confundir con Léon Foucault, el del péndulo), y a las reglas que describen la relación entre las minorías innovadoras que pretenden influenciar a las mayorías conservadoras.

Si les apetece el tema, pasen y lean. Pero queden advertidos de que tampoco aquí encontrarán chistes. El poder es algo muy serio.

Sigue leyendo